• Yemeníes congregados alrededor de un caza derribado saudí, provincia de Al-Yauf, 15 de febrero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 19 de febrero de 2020 9:54

Nueva hazaña militar del movimiento popular yemení Ansarolá ante la llamada coalición saudí “provoca alarma” por los dispositivos que cuentan los yemeníes.

Las unidades antiaéreas del Ejército yemení, secundado por Ansarolá, consiguieron el viernes abatir, con un misil tierra-aire, un avión Tornado saudí, de fabricación británica, cuando estaba violando el espacio aéreo de la provincia yemení de Al-Yauf. Aún no se sabe qué pasó con los dos tripulantes saudíes del caza derribado que lograron eyectarse de la aeronave.

En un comentario hecho al respecto, Becca Wasser, analista política en la RAND Corporation, en EE.UU., ha indicado este miércoles a la agencia francesa de noticias AFP que “eso es definitivamente una causa de alarma para la coalición”.

“Ellos (Arabia Saudí y sus aliados) necesitan planificar como si eso es una nueva normalidad y que Ansarolá tiene capacidades para derribar a más aviones, algo que va a afectar sus operaciones y la planificación de sus misiones aéreas”, ha añadido Wasser.

 

El derribo del caza, no obstante, dio inicio a nuevo bombardeo saudí en el lugar del incidente, donde decenas de civiles, entre ellos varios menores de edad, se habían congregados para inspeccionar el aparato caído.

Wasser ha opinado que la decisión de bombardear el recinto, al parecer, fue tomada para que la tecnología del caza derribado no cayera en manos de los combatientes de Ansarolá, y “aumentar así sus capacidades para golpear mejor los aviones de la coalición”.

Aunque hay expertos que consideran otros motivos para el nuevo bombardeo, lo que sí es cierto, es que a Riad no le importaba la muerte de al menos 35 personas —entre ellas 26 niños— en el bombardeo, como confirmó el martes el Ministerio de salud yemení.

La guerra, que libra Arabia Saudí desde el 26 de marzo de 2015 contra Yemen, ha dejado en ruinas a gran parte del país más pobre del mundo árabe, además de provocar miles de muertos y heridos, entre la población civil, sin embargo, los yemeníes han decidido no ser los únicos damnificados por la agresión de Riad y sus aliados.

En duros momentos de bombardeo y asedio, el Ejército yemení y Ansarolá lograron la tecnología avanzada en el campo de misiles balísticos y aviones no tripulados (drones) y han lanzado decenas de ataques de represalia contra el régimen saudí y sus aliados tanto dentro como fuera del territorio yemení.

El líder de Ansarolá, Abdulmalik al-Houthi, ha advertido a Arabia Saudí de que se expone a “ataques más duros y dolorosos”, si no pone fin a la agresión a Yemen.

ask/ktg/hnb

Comentarios