• Combatientes del movimiento poular yemení Ansarolá en un desfile en Saná, la capital.
Publicada: domingo, 16 de febrero de 2020 2:30
Actualizada: domingo, 16 de febrero de 2020 21:07

Yemen dice haber desmantelado dos “redes terroristas” dirigidas por la inteligencia saudí y emiratí que intentaban acceder a información sobre misiles yemeníes.

El portavoz del Ministerio yemení, Abdul Jaleq al-Oyri, anunció el sábado que el sector de inteligencia saudí dirigía una de las redes, cuyos agentes eran de la ciudad saudí de Sharorah, sita en el sur del reino árabe y cerca de la frontera yemení.

Entre los agentes y personas afines a la banda se encuentran varias ex figuras políticas yemeníes, que estaban desde hace años prófugos de la justicia, agregó.

El cabecilla de la banda era Muhamad Abdolá al-Qusi, un antiguo ministro del Interior. Fungía como el responsable del entrenamiento de reclutas. Dos helicópteros transportaban a los miembros desde Sharorah (a Yemen). Al-Qosi dirigía las operaciones de obtención de datos sobre los misiles y la defensa aérea”, subrayó.

El funcionario yemení detalló que el segundo bando, apoyado por los Emiratos Árabes Unidos (EAU), operaba bajo la dirección de un “prófugo traidor”, de nombre Emad Muhamad Abdolá Saleh, un alto exfuncionario de inteligencia yemení.

“Los integrantes de esta red trataron de acceder a información sensible en los campos de seguridad, militar, político y económico”, explicó el titular yemení.

 

Entre otras actividades de las dos bandas desarticuladas, conforme destacó el ministro yemení, figuraban el entrenamiento para crear y colocar bombas caseras, además de sabotear infraestructuras.

Este golpe a Riad y Abu Dabi coincide con el día en que el movimiento popular yemení Ansarolá publicó el vídeo del derribo de un avión de guerra tipo Panavia Tornado de Arabia Saudí, que se disponía a cometer “misiones hostiles” en la provincia septentrional de Al-Yauf.

En las últimas semanas, el Ejército y los combatientes de Ansarolá han dado significativos avances ante las fuerzas agresoras y sus mercenarios, en el marco de una operación, bautizada como “Bonyan al-Marsus”, en particular desarrollada en las provincias de Marib (centro) y Al-Yauf (norte).

Riad y sus aliados regionales arrancaron en marzo de 2015 una campaña de ataques aéreos contra Yemen con el propósito de restaurar en el poder al fugitivo expresidente yemení Abdu Rabu Mansur Hadi —un estrecho aliado de Riad que apoya la intervención militar en su país— a través de derrocar a Ansarolá, que forma parte del Gobierno de Salvación Nacional del país.

La guerra saudí ha destruido la infraestructura yemení, incluidos hospitales, escuelas, además de dejar decenas de miles de civiles muertos.

mjs/ncl/rba

Comentarios