• Supremo venezolano pone sobre mesa ataques de Almagro contra país
Publicada: lunes, 20 de marzo de 2017 8:54

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela estudiará los ataques y acciones intervencionistas del titular de la OEA contra el país y su sistema judicial.

“Ayer en la Sala Plena nombré una comisión especial para estudiar el caso del (…) señor Almagro, sobre los ataques permanentes a los miembros del Poder Judicial y directamente al Poder Judicial”, indicó el domingo el presidente del TSJ, Maikel Moreno, durante una entrevista con el programa José Vicente Hoy.

Moreno también advirtió a personas y organismos que "pretenden desconocer las instituciones" del país y remarcó que el TSJ "siempre estará vigilante de las personas que traten de desestabilizar la paz del país y de todos" los ciudadanos.

Ayer en la Sala Plena nombré una comisión especial para estudiar el caso del (…) señor Almagro, sobre los ataques permanentes a los miembros del Poder Judicial y directamente al Poder Judicial”, indicó el presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, Maikel Moreno.

Desmintió que el Tribunal Supremo de Justicia esté secuestrado por el Ejecutivo Nacional, tal y como lo han dicho diversos dirigentes de la oposición venezolana y reiteró que el Poder Judicial es un órgano independiente que no está en conflicto con ningún poder público, porque debe velar por el cumplimiento de la Carta Magna.

Resaltó que las acciones de la Sala Constitucional no es para atacar a la Asamblea Nacional (AN), de mayoría opositora, porque es el árbitro entre las partes y “ellos deben acatar las decisiones y respetarlas”.

 

Moreno comunicó esta medida después de que el lunes el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, solicitara que en Venezuela se aplique la Carta Democrática Interamericana y que se realizara las elecciones generales correspondiente para salir del actual Gobierno, una propuesta que fue bien acogida por la oposición del país.

Asimismo, Almagro publicó el pasado martes un informe de 75 páginas en el que se refiere a la ruptura del hilo democrático en Venezuela y pide una vez más a los miembros de la OEA suspender al país suramericano del bloque si no cumple una serie de condiciones.

La postura antivenezolana de Almagro ha generado el repudio de las autoridades bolivarianas, a juicio de las cuales, busca reanimar la historia ‘intervencionista y golpista’ de la OEA y “pretende derrocar el Gobierno de Nicolás Maduro”.

Venezuela denuncia con frecuencia el apoyo que brinda Almagro a la derecha nacional y a EE.UU. que, a juicio del oficialismo venezolano, se esfuerzan para que la oposición se haga con el Gobierno de Maduro.

tmv/ktg/nal

Commentarios