• Baterías de sistemas antiaéreos S-400, de fabricación rusa.
Publicada: viernes, 21 de febrero de 2020 1:01
Actualizada: viernes, 21 de febrero de 2020 1:28

Turquía dice que activará los sistemas antimisiles rusos S-400, mientras tiene la mirada puesta también en los Patriot de EE.UU. para encarar a Rusia en Siria.

“Hemos recibido los S-400 y los hemos traído a Turquía. Los procesos de la instalación y del entrenamiento están en desarrollo. Nuestras operaciones continuarán como lo previsto. La instalación tendrá lugar en primavera (…) ¿No debemos adoptar medidas cuando hay una amenaza contra nuestro país?”, ha indicado el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar, en una entrevista concedida a CNN Türk y publicada este jueves.

Turquía, de acuerdo con Akar, es un país “soberano” e “independiente”, por lo que todo el mundo debe considerarlo de esta misma manera, ha recalcado.

Turquía es el primer país miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) que ha sellado un contrato con Rusia para adquirir sistemas de defensa antiaérea rusos y esto no le ha gustado nada ni al bloque militar ni a EE.UU., en particular.

El ministro turco ha explicado que Turquía hubiera comprado los sistemas estadounidenses de defensa aérea, si las negociaciones hubieran sido desarrolladas de forma “positiva” y “constructiva”. Sin embargo, Ankara aún necesita más sistemas antimisiles, por lo que aún continúan las conversaciones con Washington, ha afirmado Akar.

EE.UU., conforme con el alto mando castrense, aún podría suministrar a Turquía baterías de Patriots para luego desplegarlas en las fronteras que comparte con Siria, en un intento por “castigar” a las tropas sirias, que gozan del apoyo militar de Rusia, en caso de lanzar nuevos ataques contra los terroristas para recuperar su propio territorio.

 

“EE.UU. nos había enviado en el pasado baterías de defensa área (…) De la misma manera, podría brindarnos un apoyo de baterías de Patriot”, ha indicado Akar, quien ha hecho notar que Ankara considerará semejante apoyo también por parte de los socios europeos.

El ministro turco de Defensa ha aprovechado la ocasión para amenazar al Ejército sirio. Ha asegurado que Ankara está dispuesta a usar sus cazas F-16 para atacar “a las unidades leales al presidente sirio, Bashar al-Asad” en la provincia siria de Idlib (noroeste), si logra desplegar los Patriot en la provincia fronteriza Hatay.

Ankara, de acuerdo con el ministro turco, “está decidida” para “forzar un alto al fuego” en Idlib y “Rusia no debe intervenir en las medidas que adopta Turquía” ahí en Idlib. Pese a todo eso, “Turquía no tiene la intención de entrar en una confrontación con Rusia”, ha matizado Akar.

Tanto Rusia como Siria denuncian la presencia no autorizada de Turquía en el suelo sirio, que busca interrumpir los avances del Ejército sirio ante los extremistas takfiríes.

El Gobierno sirio, no obstante, asegura que la presencia militar turca en Idlib no podrá salvar a los terroristas, que están pasando sus últimos días con vida, como consecuencia de las operaciones a gran escala del Ejército sirio.

ask/rha/mjs