• Agentes de la Policía turca, vestidos de civil, reprimen y detienen a manifestantes durante una marcha con motivo del Día Internacional de la Mujer en el distrito de Kadikoy en Estambul (noroeste), 6 de marzo de 2016.
Publicada: lunes, 7 de marzo de 2016 2:17

Fuerzas de la Policía turca, vestidos de civil, han lanzado balas de goma para dispersar a las mujeres que han organizado una marcha en Estambul (noroeste), con motivo del próximo Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo.

Las calles del distrito de Kadikoy, en Estambul, han sido este domingo escenario de una manifestación de centenares de mujeres turcas quienes coreaban consignas y portaban pancartas de color violeta para exigir mejoras de la situación social y económica de la mujer en la sociedad turca.

“Nosotros hemos dicho siempre que nunca abandonaremos las manifestaciones del 8 de marzo, así que, ni la Policía ni el Gobierno pueden impedirnos salir a las calles”, ha declarado una manifestante turca.

Nosotros hemos dicho siempre que nunca abandonaremos las manifestaciones del 8 de marzo, así que, ni la Policía ni el Gobierno pueden impedirnos salir a las calles”, ha declarado una manifestante turca.

Mientras el gobernador de Estambul citó motivos de seguridad al prohibir la marcha, una de las participantes, ha afirmado que el veto era una señal de que el Gobierno de Ankara está "desesperado".

“Los agentes policiales intentaron reprimir nuestra protesta. Y nosotros sabemos que impedirán hoy nuestra marcha, pero al mismo tiempo confiamos en que las mujeres permanecerán en las calles y no se irán a sus casas”, ha dicho.

De acuerdo con las fuentes, Turquía ocupa el 130º puesto entre los 145 países mencionados en el Gender Gap Report 2015, informe que evalúa la situación de igualdad de género a nivel mundial.

Solo el 28 por ciento de las mujeres turcas trabaja, frente a una media del 63 por ciento en los países de la Unión Europea (UE).

Además, un informe publicado en 2014 sobre la violencia doméstica en Turquía, reveló que el 40 por ciento de las mujeres de este país euroasiático había sufrido abuso físico al menos una vez durante su vida.

Las mujeres turcas se enfadaron después de que el presidente turco Recep Tayyip Erdogan afirmara en 2014 que los hombres y las mujeres no son iguales y su ministro de Salud, Mehmet Muezzinoglu, sugiera que la mejor tarea para las mujeres es la maternidad.

fdd/rha/hnb

Commentarios