• Sudaneses repudian complots para normalización de nexos con Israel
Publicada: martes, 4 de febrero de 2020 18:26
Actualizada: lunes, 10 de febrero de 2020 3:32

Los ciudadanos sudaneses protagonizaron una protesta para denunciar los intentos del Consejo soberano del país por normalizar sus nexos con Israel.

En una marcha celebrada este martes en Jartum, la capital sudanesa, los indignados han condenado un encuentro, que tuvo lugar el lunes, entre el jefe del Consejo soberano sudanés, el general Abdel Fatah al-Burhan, y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en Uganda.

Según reconoció más tarde Netanyahu, ambos abordaron en dicha cita la “normalización de las relaciones” entre Israel y Sudán, país mayoritariamente árabe y musulmán; algo que airó a los ciudadanos del país africano.

Los manifestantes sudaneses también han aprovechado la marcha para expresar su apoyo a la causa palestina y la ciudad de Al-Quds (Jerusalén), y así repudiar el llamado ‘acuerdo del siglo’ propuesto por EE.UU. para solventar el conflicto palestino-israelí.

Los participantes han coreado, además, al unísono, consignas contra la ocupación israelí, al tiempo que portaban banderas de Palestina y unas pancartas en las que se leía: “No, a la normalización con Israel” y “Al-Quds es la capital del Islam”.

 

El citado encuentro, no obstante, se produce días después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, desvelara su controvertido plan, el cual establece que la ciudad de Al-Quds es la “capital indivisible” de Israel, además de reconocer la soberanía del régimen de Tel Aviv sobre el valle del Jordán y los asentamientos ilegales en la ocupada Cisjordania, mientras que impide el retorno de los refugiados palestinos a los territorios ocupados y exige un Estado palestino desmilitarizado.

La iniciativa, muy publicitada y profundamente proisraelí, fue criticada por distintos países del mundo, sin embargo, una cuestión pasó desapercibida y es la posición de los Estados árabes.

Arabia Saudí, Egipto y Emiratos Árabes Unidos (EAU) dieron la bienvenida al plan de paz de la Casa Blanca, justo al mismo tiempo que Israel va cimentando sus lazos con estos regímenes árabes de forma secreta o abierta para conseguir sus objetivos contra los palestinos.

Aparte de los países árabes, Israel también busca normalizar sus relaciones con ciertos países africanos de mayoría musulmana como Sudán, cuyo Ejército ha participado en los últimos cinco años en la violenta agresión contra Yemenliderada por Arabia Saudí y EAU.

La nueva postura de ciertos países árabes respecto al régimen de Tel Aviv se produce pese a la larga lista de crímenes que ha cometido y sigue cometiendo contra los palestinos desde su creación en 1948.

myd/anz/rba