• Hogar de refugiados incendiado en la ciudad alemana de Flensburg.
Publicada: viernes, 23 de octubre de 2015 11:02

Desde principios de año, se han registrado más de 520 asaltos a centros de acogida en Alemania, según un documento de la Oficina Federal de Investigación Criminal alemana (BKA).

En las últimas semanas, se ha observado un incremento de la violencia contra los albergues de refugiados alemanes mientras que, todo el año pasado, hubo solo 114 casos y, en 2001, no pasaron de 18.

Concretamente políticos o medios de comunicación se han convertido en objetivos”, dice el documento de la Oficina Federal de Investigación Criminal alemana (BKA).

La BKA traza un mapa en el que destacan las agresiones en el Land de Westfalia Norte, donde se han producido este año 121. También analiza los ataques por el nivel de violencia. En 147 casos el resultado fueron daños materiales, en 97 de ellos primó el efecto propagandístico y se produjeron 61 casos en los que hubo que lamentar daños personales. El informe constata un creciente aumento de ataques a personas, no solamente a refugiados sino también a voluntarios, trabajadores y políticos que defienden la acogida.

“Concretamente políticos o medios de comunicación se han convertido en objetivos” de agresiones, dice el documento, emitido unos días después del ataque con arma blanca que sufrió Henriette Reker, candidata a la alcaldía de Colonia. “Incluso aquellos que se benefician de la instalación de los albergues o que promueven su construcción entran en la lógica de la extrema derecha como objetivos”, advierte.

A pesar de los esfuerzos oficiales para promover la cultura de la acogida y de las muestras ciudadanas en rechazo de los movimientos de extrema derecha hostiles con los extranjeros, la propaganda antirrefugiados campa a sus anchas en las redes sociales.

Refugiados en la estación central de trenes en Múnich, Alemania.

 

Los fiscales buscan la manera de poner coto a los mensajes de odio a través de internet y la prensa alemana se ha implicado también en la comunicación de la tolerancia. El influyente diario Bild ha comenzado una campaña para terminar con la propagación de mensajes xenófobos en Facebook y Twitter y ha inaugurado “La columna de la vergüenza”, en la que la diario denuncia mensajes de odio en contra de los refugiados con imágenes y nombre de sus autores.

Especialmente los alcaldes son vulnerables a este tipo de campañas. El alcalde de Leipzig, por ejemplo, ha recibido la foto de una diana que lleva pintada la leyenda “Jung te vamos a matar”. Thomas de Maizière, ministro del Interior, ha pedido “a toda la sociedad alemana que muestre su rechazo a los mensajes de odio en contra de los refugiados, los políticos y los que piensan diferente”, y ha advertido que “quien calle ante estos ataques está tomando una decisión en favor de los mismos”.

El pasado mes de agosto un grupo de manifestantes alemanes atacó a autobuses de refugiados en la ciudad alemana de Heidenau, situada en el norte de este país europeo.

Al menos 31 personas resultaron heridas durante los enfrentamientos entre la Policía y cientos de congregantes, pertenecientes al ultraderechista Partido Nacional Demócrata de Alemania (NPD, por sus siglas en alemán), que repudiaban la llegada de 250 personas para alojarse en un edificio desocupado de la ciudad.

mah/ncl/nal

Comentarios