• ONU: Yemen está al borde de una tormenta perfecta alimentaria
Publicada: miércoles, 19 de agosto de 2015 22:39
Actualizada: jueves, 20 de agosto de 2015 1:32

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) advirtió el miércoles de que Yemen está al borde de una "tormenta perfecta" en lo que a seguridad alimentaria se refiere debido a la agresión saudí que azota al país desde el pasado mes de marzo.

La directora ejecutiva del PMA, Ertharin Cousin, que ha realizado una visita al país, alertó de que a menos que haya un acceso inmediato y sin restricciones a las personas que necesitan de manera urgente asistencia alimentaria, millones de personas podrían estar en riesgo de hambruna, principalmente mujeres y niños.

"Ahora mismo, la convergencia motivada por el conflicto entre la falta de alimentos básicos, el acceso a agua potable y la disminución del suministro de combustible crean el inicio de una tormenta perfecta para los yemeníes más vulnerables", reiteró La directora ejecutiva del PMA, Ertharin Cousin.

Según las estimaciones del PMA, unos 13 millones de personas se enfrentan a inseguridad alimentaria en Yemen, seis millones de las cuales se encuentran en una inseguridad grave y requieren asistencia externa urgente. Esta cifra supone, subrayó la agencia de la ONU, uno de cada cinco habitantes en el país.

La directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Ertharin Cousin.

 

"Ahora mismo, la convergencia motivada por el conflicto entre la falta de alimentos básicos, el acceso a agua potable y la disminución del suministro de combustible crean el inicio de una tormenta perfecta para los yemeníes más vulnerables", reiteró Cousin.

Además, el hecho de que el sector comercial alimentario se haya visto perturbado provoca una reducción en las importaciones, lo que tiene un efecto inflacionista en los precios de los alimentos y otros bienes básicos, incidió.

"Como resultado, estamos empezando a ver el doble efecto del conflicto ya que incluso las personas que eran capaces antes de cubrir sus necesidades alimentarias hoy en día son incapaces de hacerlo", resaltó la titular del PMA, que ha visitado Saná, capital, Amran y Adén durante su viaje de tres días.

Según la agencia de la ONU, más de 1,2 millones de niños presentan malnutrición moderada aguda y más de 500.000 están gravemente desnutridos.

Niñas yemeníes llevan agua en Saná, capital, en medio de fuerte escasez de agua en ese país devastado por la agresión saudí.

 

"El daño a la próxima generación de Yemen podría ser irreversible si no llegamos a los niños rápido con la comida adecuada en el momento adecuado. Debemos actuar ahora antes de que sea demasiado tarde", afirmó.

Un reciente análisis de la vulnerabilidad llevado a cabo por el PMA utilizando teléfonos móviles para llegar a algunos de los hogares que se encuentran en áreas inaccesibles para los equipos en el terreno refleja que el deterioro de la situación de seguridad alimentaria está afectando en particular a las familias desplazadas internamente, muchas de las cuales se están manteniendo a base de pan, arroz y té.

El análisis muestra que actualmente en las provincias afectadas por los ataques saudíes prevalecen condiciones de seguridad alimentaria de emergencia. Esta fase está solo un nivel por debajo del nivel de hambruna.

La escasez de agua potable también es un problema "crítico", según la agencia de la ONU. El precio del agua en Saná se ha triplicado desde que comenzó la ofensiva porque los sistemas de bombeo se han visto afectados por la escasez de combustible.

Reparto de agua en la región de Amran.

 

El PMA prevé iniciar en septiembre una operación de emergencia estimada en 320 millones de dólares durante seis meses, para lo que ha solicitado "a la comunidad global que reconozca la urgencia de la crisis de Yemen y, en especial, que aquellos que se han comprometido a colaborar hagan efectivo su apoyo".

El pasado 26 de marzo, Arabia Saudí lanzó una ofensiva militar contra Yemen con el visto bueno de Estados Unidos y prescindiendo del permiso de las Naciones Unidas, en un intento por eliminar al movimiento popular Ansarolá, el único que lucha contra los grupos terroristas en Yemen, y restaurar en el poder al expresidente prófugo, Abdu Rabu Mansur Hadi, un fuerte aliado de Riad.

Cerca de ocho niños son muertos o mutilados cada día en Yemen y las estimaciones prevén que 1,8 millones de pequeños sufrirán de desnutrición hasta fin de año.

Desde la escalada de los combates a fines de marzo, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, en inglés) registró, en su último informe, un total de al menos 1950 civiles muertos y 4271 heridos. De estos, 400 fallecidos y más de 600 heridos eran niños.

tmv/ncl/kaa