• La gente permanece debajo de un puente tras el paso del huracán Iota en San Pedro Sula, 21 de noviembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 23 de enero de 2021 19:40

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) alerta que cerca de 1,5 millones de niños están en peligro tras el paso de huracanes por Centroamérica.

La directora regional de Unicef para América Latina y el Caribe, Jean Gough, ha explicado este sábado, tras su visita a las comunidades afectadas, que los destrozos causados por los huracanes Eta e Iota han expuesto a los menores a enfermedades potencialmente mortales.

Me duele ver que muchas casas y escuelas todavía estén enterradas bajo la arena o cubiertas de barro en las comunidades afectadas por los huracanes”, ha lamentado Gough.  

Según las explicaciones dadas por la representante internacional, pese a que han transcurrido dos meses desde el paso de los dos huracanes, la situación aún es crítica y tan solo se ha recibido el 30 por ciento de la ayuda solicitada.

Unicef avisa que, sin acceso a agua potable, el riesgo a que los afectados presenten diarreas u otras enfermedades transmitidas por el agua continúa siendo alto. Además, si no se toman medidas urgentes, es probable que más niños, niñas y adolescentes sufran desnutrición, abandonen la escuela y caigan en la pobreza.

 

Es más, en Honduras, Guatemala y Nicaragua, más de 1230 escuelas han resultado parcialmente dañadas o destruidas. Los techos fueron arrasados, los baños y las paredes destruidos, y el mobiliario y los materiales escolares se arruinaron. Sin acciones inmediatas, muchos niños, niñas y adolescentes corren el riesgo de perderse la escolarización presencial un año más debido a los impactos de los huracanes.

nsh/anz/fmk/hnb