• Las vendedoras preparan flores para el Día de la Madre en una tienda de flores en Pyongyang, capital norcoreana, 16 de noviembre de 2017.
Publicada: miércoles, 22 de noviembre de 2017 2:46

Corea del Norte se ha visto obligada a prohibir algunas fiestas y cánticos para contrarrestar los efectos de los embargos internacionales impuestos en su contra.

Estas medidas de austeridad sin precedentes forman parte de “un sistema” que permite a los organismos gubernamentales norcoreanos “controlar a diario” las dificultades económicas de la población, aseveró la Oficina Nacional de Inteligencia de Corea del Sur al Parlamento de ese país, según recogió el martes el periódico británico The Telegraph.

De la misma manera, el Gobierno local impidió emplear cintas y ribetes de gratitud para adornar los ramos de flores durante el Día de la Madre, una fiesta instaurada en 2011 por el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, para homenajear a esas mujeres como “asombrosas maestras y guías”.

Entonces, los norcoreanos “pensaron con más detenimiento” en la manera de honrar a sus madres y Pyongyang censuró el uso de adornos con mensajes de agradecimiento.

Corea del Norte es blanco de múltiples resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) por sus ensayos nucleares y balísticos, que según defiende Pyongyang, son una respuesta a las amenazas bélicas de EE.UU.

 

A principios de este mes, Pyongyang advirtió de que las sanciones de EE.UU. y otras potencias mundiales en su contra afectan a la gente más vulnerable, incluidos las mujeres y los niños, y violan “la soberanía de Corea del Norte y el derecho a la existencia y el desarrollo”.

De hecho, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) alertó que los embargos a Pyongyang podrían afectar especialmente a los civiles norcoreanos y empeorar la situación humanitaria del país.

ftm/ncl/hnb

Commentarios