• El embajador de Siria ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Bashar al-Yafari, durante una sesión del Consejo de Seguridad.
Publicada: miércoles, 25 de noviembre de 2020 23:10

El Gobierno de Damasco denuncia que Estados Unidos y sus milicias afines saquean los recursos naturales y los sitios arqueológicos de Siria.

La ocupación estadounidense y sus herramientas de las milicias separatistas continúan con sus prácticas con el objetivo de saquear los recursos del Estado sirio”, ha denunciado este miércoles Bashar al-Yafari, embajador de Siria ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En declaraciones ofrecidas durante una sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), celebrada vía videoconferencia, Al-Yafari ha advertido que las fuerzas estadounidenses han realizado recientemente excavaciones en la provincia nororiental de Al-Hasaka y robado grandes cantidades de tesoros y oro.

Las antigüedades robadas, de valor incalculable, se remontan a miles de años y están siendo contrabandeadas a través del norte de Irak y Turquía, ha explicado, antes de aseverar que tal práctica de EE.UU. es la misma que adoptó el grupo terrorista Daesh para asegurar los recursos financieros de sus actos terroristas.

 

El diplomático sirio ha recordado, asimismo, que el apoyo brindado por EE.UU. y Turquía a las agrupaciones terroristas, así como los crímenes que cometen contra el pueblo sirio, constituyen una violación del derecho internacional, las convenciones de la ONU y las resoluciones del CSNU sobre la crisis en Siria.

Ante tal situación, ha reiterado el rechazo del Gobierno sirio, presidido por Bashar al-Asad, a cualquier presencia e injerencia extranjera, insistiendo en que solo el pueblo sirio tiene derecho a determinar su destino.

Por otro lado, Al-Yafari ha vuelto a ratificar la condena de Damasco a la visita que realizó recientemente el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, a los altos del Golán sirios ocupados, así como a una colonia ilegal israelí en Cisjordania, considerándola otra muestra del sesgo absoluto de la saliente Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, al régimen israelí.

La controvertida visita del titular estadounidense, realizada en línea con el apoyo de Washington al expansionismo del régimen de Tel Aviv, ha generado una ola de rechazo en el mundo. Las autoridades palestinas y sirias subrayan que tal medida no dará legitimidad a la ocupación israelí.

fmk/anz/mjs