• Una base militar del Ejército estadounidense en la provincia de Deir Ezzor, en el este de Siria.
Publicada: martes, 13 de octubre de 2020 6:47

En un acto de violación a la soberanía de Siria, EE.UU. crea otra base militar en la provincia de Deir Ezzor (este), en una zona cercana a la frontera de Irak.

Según reportó el lunes la agencia rusa de noticias Sputnik, el Ejército estadounidense ha comenzado a construir una nueva base en la región desértica de la ciudad siria de Al-Baquz, en la parte oriental del rio de Éufrates, situado en el sureste de la gobernación de Deir Ezzor.

Un corresponsal del medio ruso, citando a fuentes locales, ha detallado que las fuerzas norteamericanas han establecido un helipuerto para asegurar los suministros logísticos de la nueva base militar, ubicada cerca de la frontera sirio-iraquí.

Las fuentes agregan que un grupo de las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), respaldadas por Washington, también fue desplegado en varios puntos alrededor del recinto militar en construcción, para protegerlo ante presuntos ataques.

De acuerdo con la agencia rusa, esta sería la cuarta base de EE.UU. en la gobernación de Deir Ezzor y la novena en el este de Siria. Además, recuerda que las tropas estadounidenses ya tienen presencia militar cerca del campo petrolero de Al-Omar, la planta gasífera de Koniko y en la zona de Al-Jazrat, en las fronteras administrativas entre las gobernaciones de Deir Ezzor y Al-Raqa.

 

A pesar del rotundo rechazo del Gobierno sirio a la ilegal presencia de EE.UU. en su territorio, Washington ha estado aumentado el número de sus fuerzas y equipamientos en el este y el noreste de Siria, regiones prósperas en hidrocarburos, bajo el pretexto de “protegerlas” de los grupos terroristas, pero, en realidad, lo que busca es extraer el crudo y el gas de este país árabe.

Damasco ha condenado, en reiteradas ocasiones, el “saqueo” de su petróleo por EE.UU. Al respecto, Rusia ha revelado mediante imágenes satelitales la implicación de Washington en el contrabando del oro negro sirio.

Ante esta tesitura, el presidente sirio, Bashar al-Asad, ha asegurado que, una vez se produzca la liberación de la provincia noroccidental de Idlib, donde se asienta el último bastión de los terroristas en el noroeste del país, los miembros del Ejército de Siria se dedicarán a erradicar la ocupación estadounidense.

myd/ncl/msm/mkh