• --
Publicada: lunes, 21 de julio de 2014 4:57
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 10:07

Los resultados de un nuevo estudio revelan que el cariño y la atención que prestan las madres a sus bebés aumentan significativamente el desarrollo del cerebro en sus neonatos. De acuerdo con el estudio, el cariño y la presencia de las madres al lado de sus bebés ejerce un efecto positivo sobre la formación y el desarrollo del sistema nervioso en los neonatos. Se espera que los investigadores y especialistas utilicen estos hallazgos como una herramienta para diagnosticar y tratar a pacientes en los que el cerebro no se ha desarrollado de manera adecuada durante la infancia o los que padecen anomalías cerebrales. La investigación es la primera en su índole que demuestra la relación natural y esencial entre la atención y el cuidado que recibe el bebé durante los primeros meses con las fases esenciales del desarrollo cerebral postnatal. “Las investigaciones demuestran como la estimulación sentimental materna ayuda al desarrollo cerebral del bebé en los mamíferos, pues los resultados ofrecen una visión más amplia sobre el proceso de ser buena madre”, explica la profesora Regina Sullivan, de la Universidad de Nueva York (noreste de EE.UU.). Además, ayuda a explicar cómo las diferencias en la forma en que las madres alimentan a sus bebés podrían explicar, en parte, la amplia variación en el comportamiento infantil de los animales, incluidas las personas con antecedentes y culturas similares. Los investigadores analizaron el comportamiento de las ratas hacia sus crías, de entre 10 a 12 días, pues se dieron cuenta que cuando las crías reciben más cuidado y atención por parte de sus madres, sus neuronas tienden a desarrollarse más y de hecho forman más conexiones entre sí. De acuerdo con los hallazgos, la presencia de la madre al lado de su cría controla y regula la signalización eléctrica en el cerebro de las ratas recién nacidas. Además, los resultados de la investigación demuestran que cuando las ratas recién nacidas se mantenían al lado de su madre, sus cerebros producían más ramificaciones nerviosas, sin embargo registraban actividades cerebrales irregulares sin su presencia. Los resultados de esta investigación han sido publicados en la revista científica Current Biology. mep/ktg/mrk
Comentarios