• El canciller ruso, Serguei Lavrov
Publicada: lunes, 24 de agosto de 2015 12:13
Actualizada: sábado, 17 de junio de 2017 10:12

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, ha calificado de bajas y gratuitas las declaraciones del presidente ucraniano, Petro Poroshenko, sobre una supuesta invasión rusa a Ucrania.

Estas declaraciones son totalmente gratuitas y malintencionadas”, ha subrayado este lunes el canciller ruso durante su intervención en el foro “Espacios conceptuales”.

Estas declaraciones son totalmente gratuitas y malintencionadas, ha subrayado el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov

Además, ha afirmado que las declaraciones de Poroshenko tenían como objetivo “romper el código genético” que garantiza la unidad de los pueblos (de Rusia y Ucrania). “Creo que no lo va a lograr”, ha enfatizado el jefe de la Diplomacia rusa.

Más temprano en el día, en un discurso con motivo del 24º aniversario de la independencia de Ucrania, Poroshenko acusó a Rusia de haber enviado tres convoyes militares para los independentistas del este.

El mandatario ucraniano ha hecho hincapié en que aún existe el peligro de una supuesta invasión rusa a su país y ha asegurado que Moscú ha suministrado a los independentistas del este cerca de 500 coches, 400 sistemas de artillería y 950 vehículos blindados.

Respecto a los embargos impuestos contra Rusia, Lavrov ha descartado que las sanciones del Occidente contra Moscú sean levantadas en un futuro próximo.

En este contexto, el canciller ruso ha señalado que la situación se debe al hecho de que los socios occidentales “son muy hábiles en su interesante interpretación de los acuerdos y sus propias decisiones”.

Al referirse a las sanciones impuestas contra Rusia a raíz de la crisis ucraniana, Lavrov ha recordado que algunos políticos estadounidenses afirman que cuando los acuerdos de Minsk, logrados el pasado mes de febrero, se cumplan, las restricciones serán anuladas.

“O me mienten a la cara, o no entienden nada de la política de su propio gobierno”, ha añadido al respecto.

Hasta la fecha, Estados Unidos y la Unión Europea (UE) han impuesto varias rondas de sanciones económicas en contra de individuos, organizaciones, los sectores bancario, energético y de defensa, alegando una supuesta intervención de Moscú en los acontecimientos en Ucrania.

Por su parte, Rusia rechaza las acusaciones y, en represalia, ha adoptado medidas punitivas contra los sancionadores.

En abril de 2014, Ucrania lanzó las llamadas operaciones “antiterroristas” para contener a los independentistas de las regiones orientales, una acción que ha dejado, hasta el momento, más de 6832 muertos y 1,3 millones de desplazados internos, según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

haj/ctl/msf

Commentarios