• El buque antisubmarinos Admiral Vinogradov de Rusia.
Publicada: martes, 24 de noviembre de 2020 7:47
Actualizada: martes, 24 de noviembre de 2020 9:32

Un buque de comabte de la Armada rusa expulsa a un destructor de EE.UU. que había adentrado ilegalmente en las aguas territoriales de la Federación Rusa.

“El buque antisubmarinos Admiral Vinogradov frenó la violación de las fronteras de Rusia por parte del destructor USS John McCain de la Armada estadounidense en el golfo de Pedro el Grande”, ha informado el Ministerio de Defensa de Rusia, mediante un comunicado publicado este martes.

En la nota se recoge que el buque militar estadounidense se había adentrado unos 2 kilómetros dentro de las aguas soberanas de Rusia en el momento de su avistamiento, no obstante, agrega, cambió su rumbo después de que recibiera un aviso del destructor ruso Admiral Vinográdov, de la Flota del Pacífico, huyendo apresuradamente a aguas neutrales.

El texto ha detallado que el puesto de mando del destructor Admiral Vinográdov alertó “a través de un canal de comunicación internacional” al navío de la Armada estadounidense que sus actividades eran inadmisibles y que el buque ruso podría interceptarles para luego expulsarles de las aguas territoriales de Rusia.

La Cartera rusa de Defensa ha subrayado a su vez que el mencionado Admiral Vinográdov sigue vigilando de cerca las maniobras del destructor estadounidense. Asimismo, añade que la Armada del país euroasiático ha enviado la corbeta Sovershenny a la zona para sumarse en las tareas de vigilancia. 

 

Las relaciones entre Moscú y Washington se han tensado en torno, entre otros procesos, a la crisis de Ucrania y a las presuntas injerencias rusas en las presidenciales estadounidenses de 2016, que el Kremlin niega. 

Rusia denuncia insistentemente que la expansión militar de EE.UU. y sus aliados occidentales de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), cerca de sus fronteras supone una amenaza directa para su seguridad nacional y, por tanto, se reserva el derecho de dar una respuesta contundente a cualquier agresión o violación de su soberanía.

Para preservar su preparación militar, la Flota del Báltico de Rusia realiza de vez en cuando maniobras militares a gran escala, como las realizadas a mediados del pasado septiembre en el campo de entrenamiento Pravdinsky en la región de Kaliningrado.

mrp/ktg/krd/mkh