• El presidente ruso, Vladimir Putin, en la conferencia de APEC, 20 de noviembre de 2020.
Publicada: sábado, 21 de noviembre de 2020 2:48

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, destaca que el nivel de deterioro de las relaciones ruso-estadounidenses es tal que ya no se pueden dañar más.

En momentos en que se acerca un cambio de gobierno en Estados Unidos, las preguntas giran en torno a cómo serán las relaciones con el demócrata Joe Biden en la Casa Blanca. Al respecto, el mandatario ruso ha dicho que “unas relaciones ya dañadas no puedes volver a dañarlas porque ya lo están”.

Pese a que los medios, e incluso organismos de inteligencia estadounidenses, han planteado la posible intervención de Moscú en el triunfo del republicano Trump en las elecciones de 2016, en estos cuatro años, Rusia ha sido blanco de varias tandas de sanciones y medidas por parte de Washington, aduciendo varios asuntos, entre ellos la llamada “amenaza rusa”.

Putin recordó que la Administración Trump ha introducido nuevas sanciones unas 46 veces contra la Federación de Rusia, sus personas jurídicas y operadores económicos. "Esto nunca ha sucedido antes, pero al mismo tiempo, el comercio creció un 30 % con respecto al año anterior, por extraño que parezca, a pesar de estas restricciones", precisó.

Asimismo, indicó que los socios rusos del Occidente son capaces de “aferrarse a cualquier cosa” en un intento por probar la supuesta interferencia de Moscú en los comicios de EE.UU.

 

Los lazos entre Estados Unidos y Rusia, bajo el Gobierno del presidente Barack Obama (2009-2017), se tensaron, en parte debido a las sanciones norteamericanas a Rusia por su anexión de la península de Crimea en Ucrania.

De hecho, en julio, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, remarcó que el estado de la relación entre Rusia y EE.UU. era muy malo, tanto bilateralmente como en términos de cooperación en el marco de los acuerdos multilaterales.

“Nuestra relación aún está casi en el punto más bajo, el estado es muy malo tanto bilateralmente como probablemente en términos de la responsabilidad de nuestros dos países en asuntos multilaterales, principalmente el control de armas y la estabilidad estratégica”, aseveró, teniendo en cuenta, en primer lugar, el tema del control de armas y las sanciones antirrusas impuestas por la Administración Trump.

A principios de octubre, el presidente ruso señaló que había notado una “aguda retórica antirrusa” de Biden sobre un tratado clave de control de armas nucleares, si bien, dijo que Moscú trabajaría con cualquier líder estadounidense.

Con todo, pese a que Rusia no ha felicitado todavía al presidente electo de EE.UU., Joe Biden, aduciendo que espera los resultados oficiales, el mandatario ruso expresó la disposición de Moscú para trabajar con cualquier nueva Administración estadounidense.

ncl/ctl/mkh