• La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajarova, en una rueda de prensa en Moscú.
Publicada: viernes, 2 de agosto de 2019 21:32
Actualizada: sábado, 3 de agosto de 2019 0:07

Las nuevas sanciones antirrusas impuestas por EE.UU. en relación con el caso Skripal muestran el fracaso de las estrategias de presión de Washington sobre Moscú.

Esta ha sido la reacción de la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajarova, horas después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, haya aprobado este viernes una nueva ronda de sanciones a la Federación Rusa por el envenenamiento del exagente ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia, que el Gobierno británico atribuyó a Moscú sin prueba alguna.

LEER MÁS: Rusia pide a Londres prueba o disculpa por acusación sobre exespía

“El hecho de que las sanciones actuales sean las 72 impuestas a partir del 2011 demuestra claramente el colapso de todos los intentos anteriores de presión y que los nuevos también están condenados al fracaso”, ha remarcado Zajarova.

Resaltando que no hay nada particularmente nuevo en estos embargos, la diplomática ha puesto de relieve que Rusia nunca ha abandonado ni abandonará sus intereses en favor de las pretensiones estadounidenses de dominar el mundo.

El hecho de que las sanciones actuales sean las 72 impuestas a partir del 2011 demuestra claramente el colapso de todos los intentos anteriores de presión y que los nuevos también están condenados al fracaso”, dice la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajarova, sobre las nuevas sanciones antirrusas de EE.UU. por el caso Skripal.

 

Tras el envenenamiento en el 2018, EE.UU. se hizo eco de la postura de Londres acusando sin presentar pruebas a Moscú. Así, aprobó sanciones contra el país euroasiático y amenazó con imponer más embargos, los cuales, según el Gobierno ruso, buscan socavar las normas internacionales para prevenir la expansión de las armas químicas.

LEER MÁS: EEUU impondrá sanciones adicionales a Rusia por el caso Skripal

La vocera del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores ha opinado también que las sanciones se han convertido en un elemento “propagandístico” para Estados Unidos, que apunta sobre la promoción constante del tema en los medios.

Asimismo, ha subrayado que la “manifiesta provocación” empeorará las relaciones entre la Casa Blanca y el Kremlin: “En Estados Unidos siguen utilizando el supuesto envenenamiento de Skripal y su hija para agravar las relaciones con Rusia”.

No obstante, ha recordado que en virtud de la Convención sobre las Armas Químicas (CAQ), Rusia eliminó su arsenal y los inspectores internacionales dieron fe de ello.

LEER MÁS: Atentado a Skripal: ¿es el Gobierno británico el verdadero responsable?

bhr/ctl/rba