• Un bombardero ruso Sujoi Su-34 se prepara para despegar de la base aérea de Hmeimim, en el noroeste de Siria.
Publicada: sábado, 12 de agosto de 2017 1:22
Actualizada: sábado, 12 de agosto de 2017 15:00

Las fuerzas rusas han aprovechado sus experiencias de combate en el territorio sirio y han mejorado los programas de entrenamiento de sus pilotos.

Los pilotos rusos ya reciben entrenamientos con nuevos métodos, que se fundamentan en las experiencias de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia en Siria, ha informado este viernes un alto mando ruso.

“Hemos hecho algunas modificaciones en los planes de entrenamiento de combate seguido ayudándonos de las experiencias en Siria. Naturalmente, ya tenemos nuevos planes de entrenamiento para llevar a cabo ataques contra objetivos terrestres”, ha afirmado el comandante en jefe de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia, el coronel general Viktor Bondarev, durante una entrevista con la cadena rusa Rossiya 24., según recoge la agencia TASS.

El alto mando, galardonado con el título honorífico de ‘Héroe de la Federación Rusa’, ha asegurado que los nuevos pilotos serán mucho más eficaces y hábiles a la hora de efectuar ataques contra objetivos terrestres, ya que en los últimos dos años Rusia ha obtenido nuevas experiencias que le han permitido mejorar sus ofensivas aéreas, además de aumentar la venta de sus helicópteros y aeronaves militares.

También, ha reiterado que las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia en Siria han conseguido “resultados excelentes” y logrado poner a prueba nuevos sistemas y componentes militares, hecho que ha posibilitado diseñar sistemas más precisos.

Hemos hecho algunas modificaciones en los planes de entrenamiento de combate seguido ayudándonos de las experiencias en Siria. Naturalmente, ya tenemos nuevos planes de entrenamiento para llevar a cabo ataques contra objetivos terrestres", ha afirmado el comandante en jefe de las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia, el coronel general Viktor Bondarev.

 

Del mismo modo, ha insistido en que Rusia dispone de sistemas de guía de bombas, el cual posibilita que las ‘bombas tontas’ (no guiadas) lleguen a sus objetivos con la misma precisión que las bombas guiadas, que cuentan con sistemas de guía (y que son decenas de veces más caras que las bombas tontas).

“Casi cualquier bomba no guiada se usa de la misma forma que las guiadas, gracias los sistemas de guía incorporados en los helicópteros y aviones militares. Es por eso que los resultados hablan por sí mismos: La desviación máxima es de dos o tres metros”, ha dicho Bondarev.

Actualmente, decenas de helicópteros y aviones militares rusos se encuentran desplegados en la base aérea de Hmeimim en noroeste de Siria (provincia de Latakia) que participan en las ofensivas a lo largo del territorio sirio y prestan soporte aéreo a las fuerzas gubernamentales y sus aliados sobre el terreno.

hgn/ctl/mjs/rba

Commentarios