• Submarino tipo Proyecto 949A Antey (Oscar II) de la Armada rusa navega en aguas nacionales.
Publicada: lunes, 17 de julio de 2017 5:54
Actualizada: lunes, 17 de julio de 2017 6:43

El rearme de la flota submarina es la prioridad número uno de la Armada de Rusia, cuyo programa para los años 2018-2025 entrará en vigor en enero de 2018.

En un artículo publicado el domingo por el portal Lenta.ru, el experto militar ruso Ilia Kramnik subrayó que la modernización de las Fuerzas Nucleares Estratégicas de Rusia es el programa clave de la Armada de este país, independientemente de cuál sea la situación económica.

El artículo recuerda que a raíz de la “parálisis” en las relaciones entre Washington y Moscú, existe el riesgo de que ambas potencias no prolonguen el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START, por sus iniciales en inglés) hasta el 5 de febrero de 2021, razón por la que Rusia se vería obligada a incorporar nuevos portamisiles para mantener su potencial nuclear.

El experto recordó que la Armada rusa cuenta actualmente con 26 submarinos polivalentes de seis clases distintas. Sin embargo, la mitad de ellos está en fase de reparación, mientras que solo seis u ocho sumergibles nucleares —entre ellos, los portamisiles del proyecto 949A y los “cazadores submarinos” de los proyectos 971, 945 y 671RTMK— están listos para el combate.

En lo que respecta a los “asesina portaaviones” de clase Proyecto 949A (Antei), conocido por el nombre de Oscar II por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), serán armados con 72 lanzadoras universales para misiles de crucero Kalibr y Oniks, agregó Kramnik.

Amén de la fabricación en serie de los sumergibles de nueva generación, en los próximos años la industria militar rusa construirá dos o tres sumergibles del proyecto 885M Yasen equipados con misiles y sistemas de propulsión menos costosos.

 

El país eslavo además tiene previsto iniciar la fabricación de submarinos nucleares estratégicos de quinta generación del proyecto Husky. Se espera que el aparato sea botado a partir de 2020.

Los esfuerzos de Rusia para mejorar la capacidad de su Armada coinciden con el aumento de tensión con los países occidentales y la OTAN a raíz del aumento de la presencia militar de la Alianza Atlántica en Europa Oriental. A principios de abril, Rusia envió al mar Báltico el submarino más grande del mundo con un arsenal de 200 armas a bordo, incluyendo 20 misiles nucleares.

mjs/ktg/nal

Commentarios