• Se celebra 70º aniversario de la industria nuclear rusa
Publicada: miércoles, 2 de septiembre de 2015 0:42
Actualizada: miércoles, 2 de septiembre de 2015 1:11

La industria nuclear rusa cumple sus 70 años y en Moscú (capital) la corporación estatal Rosatom ha abierto una exposición que detalla los avances tecnológicos de la nación desde la Unión Soviética (URSS) hasta la actual Rusia.

En el marco de la exposición dedicada a los 70 años de aniversario de la industria atómica de Rusia, hasta el próximo 29 de septiembre se exhiben en Moscú los avances tecnológicos que ha logrado el país en estas siete décadas.

Uno de los exponentes más atractivos es la réplica de la bomba nuclear más potente creada en la historia, que tiene unos ocho metros de longitud y más de dos metros de diámetro.

La detonación de prueba de la bomba Zar (AN602) que se realizó el 30 de octubre de 1961, registró una potencia superior a varios miles de veces de la explosión nuclear de Hiroshima y Nagasaki (Japón). Así la URSS ratificó su poder frente a Estados Unidos.

La prueba de esta bomba en ese entonces desató el rechazo internacional y la URSS fue acusada de una gran contaminación medioambiental, sin embargo, la explosión sirvió para que EE.UU. y la URSS firmaran en 1963 el Tratado de Prohibición de los Ensayos Nucleares.

A su vez, esta prueba nuclear abrió el paso al futuro Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) firmado en 1968 y el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (TPCEN) firmado en 1996.

La bomba Zar no era reconocida como un arma de guerra, sino una demostración del poder tecnológico que tenía la URSS. Así el legado del poder nuclear, según expertos, permanece hasta la actualidad.

La primera central nuclear civil de la historia fue creada en la URSS en junio del 1954, así representantes de Rosatom afirman que desde ese entonces Rusia coopera con varias naciones del mundo como Irán.

Según expertos, la energía nuclear es la única forma de abastecer al mundo las actuales necesidades energéticas, siempre y cuando se respeten las normas de seguridad y el cuidado del medio ambiente.

Cristian Eloy Torres, Moscú.

xsh/kaa