• El embajador de Irán ante Rusia, Kazem Yalali.
Publicada: miércoles, 11 de agosto de 2021 1:49

La República Islámica de Irán espera un nuevo impulso en las interacciones con Rusia durante la nueva Administración iraní, presidida por Seyed Ebrahim Raisi.

El embajador de Irán ante Rusia, Kazem Yalali, hizo hincapié el martes en fortalecer las interacciones entre Teherán y Moscú. “Esperamos que nuestra interacción tenga un nuevo impulso en su desarrollo después de la formación del [gabinete del] nuevo Gobierno en Irán”, recalcó.

Los nexos entre Irán y Rusia son duraderos y ahora están en un nivel muy alto, así como el nivel de la interacción bilateral en la esfera política de ambos países, destacó el diplomático de la República Islámica de Irán.

Además, subrayó que estos países están interactuando ampliamente en el ámbito militar, en materia de defensa y de seguridad. Es más, su interacción en el campo nuclear está progresando rápidamente, añadió Yalali.

 

Respecto a la economía, recalcó el titular persa, los lazos bilaterales se están acelerando y detalló que la rotación comercial aumentó un 43 por ciento en 2020. Además, las exportaciones de Irán a Rusia se incrementaron un 105 %, señaló.

En esta línea, el mandatario iraní remarcó el 5 de agosto, en una reunión mantenida en Teherán (capital persa) con el presidente de la Duma Estatal (Cámara Baja) de Rusia, Vyacheslav Volodin, la necesidad de reforzar las cooperaciones entre Teherán y Moscú, como un factor eficaz y disuasorio ante el unilateralismo, mayormente promovido por EE.UU.

Por su parte, el titular ruso declaró que “las relaciones entre los dos países aún están lejos del nivel deseado, y, en el marco de las relaciones parlamentarias con Irán, haré mi parte en esforzarse por reforzar la política de la mejora del nivel de los nexos” bilaterales.

Desde la disolución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), en 1991, Moscú y Teherán se han caracterizado por una sensible mejora de sus lazos bilaterales, fomentada por una visión común sobre temas económicos, militares, nucleares, con fines pacíficos, e incluso la lucha contra grupos extremistas, como Daesh, en Siria e Irak, patrocinados y financiados por Washington y sus aliados regionales y occidentales.

También, Irán y Rusia, ambos objeto de los embargos estadounidenses, han elevado sus relaciones a un nivel de “cooperación estratégica” en los últimos años de cara a hacer frente a las medidas hostiles de EE.UU.

mdh/ncl/mkh