• El representante permanente de Irán ante la ONU, Mayid Tajt Ravanchi, habla en una rueda de prensa en Nueva York, EE.UU., 24 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 21 de enero de 2021 14:28
Actualizada: jueves, 21 de enero de 2021 19:45

Un diplomático iraní espera que la nueva Administración estadounidense aprenda de “la hostilidad y el fracaso” de su país ante la República Islámica.

Aquellos que se jactaban de una política de ‘máxima presión’ con la esperanza de poner a Irán de rodillas ahora se han ido”, dijo el representante permanente de Irán ante las Naciones Unidas, Mayid Tajt Ravanchi, en un tuit publicado el miércoles, en alusión a la Administración del ya expresidente estadounidense Donald Trump, cuyo mandato terminó la misma jornada.

El diplomático persa subrayó que “no se puede ignorar la realidad de Irán y cómo todos los intentos encaminados a debilitar a este país han fracasado”.

Tajt Ravanchi ha inriquido sobre la política de la nueva Administración estadounidense hacia el país persa, al tiempo que ha preguntado si el presidente demócrata, Joe Biden, y su equipo, aprenderán de “la hostilidad, la ignorancia y el fracaso de EE.UU. en el pasado”.

 

El jefe del Gobierno iraní, Hasan Rohani, celebró el miércoles el final del mandato del “tirano” Donald Trump, a la vez que instó a Biden a levantar las sanciones a la República Islámica. “Esperamos que la nueva Administración estadounidense vuelva a respetar la ley, y si puede, en los próximos cuatro años, borre todas las manchas de los cuatro años anteriores”, añadió.

Trump, arquitecto de la política de ‘presión máxima’ contra Irán, retiró a EE.UU. del acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015 en mayo de 2018, y restableció las duras sanciones económicas contra el país persa que habían sido levantadas en virtud del pacto en un intento por forzar a Teherán a renegociar el pacto.

Aunque Trump reclamaba que los embargos no afectaban a las “exenciones a los bienes humanitarios”, las autoridades iraníes aseveraron en su día que las restricciones habían congelado el acceso de Irán a los canales que emplea para importar alimentos y medicinas, especialmente ahora con la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

La República Islámica ha denunciado una y otra vez el impacto negativo del “terrorismo económico y médico” de Washington, pero al mismo tiempo celebra el fracaso de la ‘presión máxima’ de la Administración de Trump.

ftm/ctl/shz