• El portavoz de la Cancillería de Irán, Said Jatibzade, en una rueda de prensa en Teherán (capital persa).
Publicada: martes, 12 de enero de 2021 2:38
Actualizada: martes, 12 de enero de 2021 3:43

Irán condena las sanciones de EE.UU. contra el titular de las fuerzas populares de Irak y dice que derivan de la “angustia” ante su expulsión del país árabe.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de EE.UU. anunció el viernes la imposición de sanciones contra Faleh al-Fayaz, el líder de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), que forman parte de las Fuerzas Armadas del país.

En una conferencia de prensa celebrada el lunes, el portavoz de la Cancillería de Irán, Said Jatibzade, rechazó la medida de EE.UU. y la atribuyó a lo “muy angustiado y preocupado [que está Washington] por la resolución parlamentaria sobre la expulsión de las fuerzas estadounidenses”.

Efectivamente, el Parlamento iraquí aprobó el 5 de enero de 2020 una resolución sobre la expulsión de todas las tropas estadounidenses y pidió al Gobierno de Bagdad poner fin a la presencia de las fuerzas de EE.UU. en Irak, bajo o de la llamada coalición anti-Daesh.

 

Conforme resaltó Jatibzade, EE.UU. recurre a tales medidas, condenadas al fracaso, debido a que atraviesa una “situación desfavorable en la región de Asia Occidental”.

“Esta es una aplicación muy tediosa de un método que ha perdido su solvencia, dijo el vocero del Ministerio de Exteriores iraní.

EEUU busca tapar el fracaso de sus complots en Yemen

En otro momento de sus declaraciones, el funcionario persa hizo referencia a los informes sobre la intención de Estados Unidos de designar el movimiento popular yemení Ansarolá como “organización terrorista”.

“Tras años de bombardear Yemen, han llegado a tratar de ocultar su incapacidad detrás de acciones condenadas al fracaso”, fustigó Jatibzade, además de denunciar el apoyo brindado por Washington a la campaña de bombardeos que lanzan Arabia Saudí y sus aliados contra Yemen desde marzo de 2015.

Al mismo respecto, recalcó que la situación catastrófica en Yemen, tras años de la “guerra injusta”, “no habría sido provocada, si EE.UU. no le hubiera dado a Arabia Saudí y sus aliados un cheque en blanco”.

Para Jatibzade, Washington tiene que aceptar la realidad de la región y “tarde o temprano, se verá obligado a entablar negociaciones con esos grupos nacionales y responsables”, incluido Ansarolá.

El mismo lunes, el movimiento yemení destacó que EE.UU. es “fuente del terrorismo en el mundo” y alertó al país norteamericano que tomará represalias, si no revisa su decisión de designarlo como “organización terrorista”.

tqi/ncl/hnb