• El secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamjani (izda.), y el consejero de Seguridad Nacional de Afganistán, Hamdulá Mohib, 22 de diciembre de 2020.
Publicada: martes, 22 de diciembre de 2020 9:48

Un responsable iraní de alto rango dice que Irán vengará el asesinato de su comandante por EE.UU., forzando la salida de las tropas norteamericanas de la zona.

El secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamjani, ha denunciado este martes durante un encuentro efectuado en Teherán, capital persa, con el consejero de Seguridad Nacional de Afganistán, Hamdulá Mohib, las medidas desestabilizadoras de Estados Unidos en la región de Asia Occidental, incluido el asesinato del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, en un ataque aéreo en enero en Irak.

La República Islámica de Irán está decidida a vengar este crimen histórico contra sus autores materiales e intelectuales para impedir actos terroristas y desestabilizadores de Estados Unidos y forzarle a abandonar la región”, ha subrayado Shamjani.

En otra parte de sus declaraciones, el responsable persa ha advertido sobre la presencia peligrosa del grupo terrorista Daesh en Afganistán y ha pedido una cooperación integral entre los países de la región para poder extirpar por completo ese “tumor canceroso”.

 

Shamjani ha expresado el apoyo pleno de Teherán al Gobierno legítimo de Afganistán y ha abogado por potenciar la cooperación entre Teherán y Kabul en los terrenos político, económico y de seguridad.

El consejero de Seguridad Nacional de Afganistán, a su vez, ha agradecido el papel constructivo de Irán en el proceso de paz afgano, al tiempo que ha criticado la ineficacia del llamado acuerdo de paz firmado en febrero entre EE.UU. y el grupo armado Talibán que excluyó a Kabul.

“Desafortunadamente, pese al acuerdo de paz firmado por Estados Unidos y los talibanes, ese grupo armado ha aumentado los ataques contra las posiciones del Gobierno afgano”, ha criticado Mohib.

Los representantes del Gobierno afgano y los talibanes avisaron el 2 de diciembre de un consenso preliminar para seguir adelante con las conversaciones de paz y acordar un cese de las hostilidades.

La República Islámica de Irán, uno de los países más afectados por la violencia en Afganistán, ha dicho estar dispuesta a prestar asistencia para el establecimiento de la paz en ese país. De acuerdo con Teherán, la presencia de las tropas extranjeras en Afganistán es ilegal, además de una de las principales causas de la guerra, por lo que la retirada de esas fuerzas es imperativa.

ftm/ktg/mkh