• El portavoz de la Cancillería de Irán, Said Jatibzade, durante una rueda de prensa en Teherán, capital persa.
Publicada: sábado, 14 de noviembre de 2020 9:23

Irán niega con vehemencia los comentarios de ciertos medios israelí-estadounidenses sobre el asesinato de un líder del grupo terrorista Al-Qaeda en Teherán.

El portavoz de la Cancillería de Irán, Said Jatibzade, ha desestimado este sábado los rumores difundidos por las fuentes israelíes y el diario estadounidense The New York Times (NYT) que afirman que un alto mando de Al-Qaeda ha sido asesinado en el país persa.

Tras haber rechazado rotundamente cualquier presencia de los elementos de este grupo terrorista en el territorito iraní, el vocero ha aconsejado a los medios estadounidenses que no se dejaran atrapar por los escenarios al estilo de Hollywood, inventados por las autoridades de Estados Unidos y del régimen sionista de Israel.

Al-Qaeda es el resultado de las políticas equivocadas adoptadas por Estados Unidos y sus aliados en la región de Asia Occidental y para eludir la responsabilidad por las actividades criminales de ese grupo y otras bandas terroristas que operan en la zona, tratan de vez en cuando de establecer un vínculo entre Irán y esos grupos mediante la falsificación y la filtración de información fabricada en los medios de comunicación”, ha puntualizado Jatibzade.

 

El diplomático ha denunciado que Estados Unidos no se ha abstenido nunca de hacer una acusación falsa contra la República Islámica de Irán, pero este enfoque se ha convertido en un modus operandi permanente en la actual Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, pues busca avanzar en la implementación de su plan de la iranofobia al repetir tales acusaciones.

“Sin duda alguna, tales acusaciones forman parte de la guerra económica, de inteligencia y psicológica diseñada contra el pueblo iraní, y los medios de comunicación no deberían actuar como una tribuna para difundir las intencionadas mentiras de la Casa Blanca sobre Irán”, ha agregado.

The New York Times anunció el viernes que el segundo mando de Al-Qaeda, acusado de ayudar a planear los atentados terroristas a dos embajadas estadounidenses en 1998 en Kenia y Tanzania, fue asesinado a tiros el pasado agosto en Teherán, capital de Irán, por agentes del servicio de inteligencia israelí (Mossad) que actuaban a instancias de Estados Unidos.

msm/ktg/mkh