• El portavoz del Gobierno iraní, Ali Rabiei, ofrece una rueda de prensa desde la sede gubernamental en Teherán, 27 de octubre de 2020.
Publicada: martes, 27 de octubre de 2020 16:24

La reciente tanda de sanciones contra Irán supone el reconocimiento de EE.UU. de la ineficacia de todas sus medidas de presión al pueblo iraní.

El portavoz del Gobierno iraní, Ali Rabiei, ha señalado este martes, en una rueda de prensa ofrecida en Teherán (capital iraní) que la última ronda de medidas restrictivas impuesta por EE.UU. al sector petrolero de Irán viene a significar un reconocimiento, por parte de Washington, de que todas y cada una de las medidas sancionatorias que ha emitido hasta la fecha contra la nación persa no solo son ineficaces en su conjunto, sino que, además, vienen a demostrar que su campaña de “máxima presión” para doblegar la voluntad del pueblo persa no conduce a ninguna parte por tratarse de un proyecto fracasado.

Sus declaraciones se refieren al continuo hostigamiento de EE.UU. contra Irán promovido por el presidente estadounidense, Donald Trump, que, desde que llegó al poder en enero de 2017, se enroló en una política de retórica antiraní hasta tal grado que, en mayo de 2018, retiró a su país, de forma unilateral, del acuerdo nuclear firmado en 2015 por Teherán y el Grupo 5+1 —entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania— y reimpuso una serie de asfixiantes y draconianas sanciones contra el pueblo iraní con la vana esperanza de obligarle a renegociar su programa nuclear.

Desde entonces, la Casa Blanca ha venido aplicando una política de “máxima presión” sobre Irán, amenazando con castigar a cualquier Estado que comercie con el país persa. A pesar de todo ello, el pueblo persa ha dejado claro, en reiteradas ocasiones, que solo se sentará a dialogar con Washington cuando todas las sanciones hayan sido retiradas.

El funcionario ha continuado diciendo que “los cálculos erróneos realizados por la Administración estadounidense de que serían capaces de presionar a Irán, por un lado, y subestimar la voluntad y firmeza del pueblo iraní para resistir el acoso y la coerción, por el otro, han conducido a los líderes estadounidenses a una especie de callejón sin salida a día de hoy”.

 

Dicho esto, Rabiei ha subrayado que ahora ha llegado el momento de que el Gobierno de EE.UU. recapacite y deje de lado su “arrogancia y terquedad”, y busque compensar los errores cometidos en el pasado contra el pueblo de Irán.

EE.UU. no puede cambiar el hecho de que la máxima presión posible que ha podido ejercer sobre el pueblo iraní no ha dado los resultados deseados, a excepción de que han sido un cúmulo de crímenes de lesa humanidad, una violación de los principios del derecho internacional a una escala sin precedentes en los tiempos que corren y la desacreditación de EE.UU. en el mundo”, ha enfatizado.

El pueblo persa, ha proseguido el alto cargo gubernamental, como cualquier nación proveniente de una rica civilización que ha aprendido bien las lecciones del pasado, “no tiene ninguna intención de arrodillare ante cualquier medida restrictiva” que se le imponga en el camino.

Esperamos que el régimen estadounidense aprenda de las lecciones de su historia y, en última instancia, se comporte de una manera que respete la dignidad del pueblo estadounidense”, ha concluido el portavoz persa.

krd/anz/ftm/rba