• El Líder de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, en una reunión con el Comité Nacional para el Manejo y la Lucha contra el Coronavirus, 24 de octubre de 2020.
Publicada: sábado, 24 de octubre de 2020 13:14
Actualizada: sábado, 24 de octubre de 2020 14:45

El líder de Irán dice que el país, en el momento crítico actual por la pandemia del coronavirus, requiere más que nunca “cooperación, unidad y solidaridad”.

El Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, este sábado, en una reunión mantenida con el presidente Hasan Rohani y con miembros del Comité Nacional para el Manejo y la Lucha contra el Coronavirus, ha elogiado la gestión de dicho Comité de la enfermedad de la COVID-19.

Ha defendido al Gobierno y su gestión de la crisis, y criticado a algunas personas por sus intentos de denigrar al presidente Rohani por su respuesta a la enfermedad infecciosa.

Criticar es bueno, pero esto es diferente a insultar y denigrar. Denigrar es una conducta propia de los líderes estadounidenses, con la que se han desprestigiado en lo que se refiere al mundo en sus debates (presidenciales)”, hace notar el Líder, recordando a su vez que Irán requiere más que nunca “cooperación, unidad y solidaridad”.  

El ayatolá Jamenei ha criticado el débil manejo de la crisis sanitaria en Estados Unidos. “En algunos países, como en Estados Unidos, han gestionado muy mal el nuevo coronavirus. Nosotros debemos tratar de superar este fenómeno que está ligado a la vida, la salud, la seguridad y la economía de la gente con la mejor gestión”, ha dejado claro el ayatolá Jamenei.

 

El Ejecutivo, para mejorar su gestión de crisis, debería “tomar decisiones de determinantes”, “convencer a la opinión pública” e impulsar la cooperación con todas las instituciones y con la población, ha aconsejado.

El Líder de Irán también ha llamado al Gobierno a crear un centro para implementar las decisiones tomadas por el Comité Nacional para el Manejo y la Lucha contra el Coronavirus e insistido en la importancia de que el Ministerio de Salud sea el único órgano que imponga restricciones para frenar la propagación del virus.

Ha urgido, asimismo, al Gobierno a ofrecer paquetes de ayuda económica y de apoyo alimenticio a las personas más afectadas económicamente por la pandemia de la COVID-19.

El presidente Rohani, por su parte, ha denunciado que al comienzo del brote del virus muchos países se negaron a vender a Irán los equipos médicos requeridos para luchar contra la enfermedad, incluidos los kits para detectar el coronavirus, y por ello las empresas iraníes comenzaron a producirlos dentro del país.

También ha cargado contra los países que proclaman defender los derechos humanos, pero no han ayudado ni ayudan a Irán a salvar vidas humanas. 

Las autoridades iraníes han denunciado una y otra vez el impacto negativo del “terrorismo económico y médico” de Washington contra el sector de la salud iraní y han pedido a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que exija a EE.UU. el levantamiento de todas las sanciones ilegales que le ha impuesto a Irán.

Teherán denuncia que las sanciones de EE.UU. impiden el acceso del país persa a los medicamentos y equipos médicos necesarios para combatir la enfermedad, e insiste en que Washington miente cuando ofrece ayuda humanitaria a Teherán, pues a la vez está endureciendo las sanciones e imponiendo restricciones ilegales a Irán.

ftm/hnb/nii/