• El comandante en jefe del CGRI de Irán, el general de división Hosein Salami.
Publicada: jueves, 13 de febrero de 2020 19:31
Actualizada: sábado, 15 de febrero de 2020 13:21

El comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán promete golpear tanto a EE.UU. como a Israel si cometen el mínimo error.

“Diremos a Estados Unidos y a Israel que han errado como siempre (…) Les golpearemos a los dos si cometen el mínimo error”, ha indicado este jueves el comandante en jefe del CGRI de Irán, el general de división Hosein Salami, en una ceremonia realizada este jueves para conmemorar el 40.º día del martirio del general Soleimani.

El alto mando castrense persa ha reaccionado así a las afirmaciones del ministro israelí de asuntos militares, Naftali Bennett, que el martes reclamó la “retirada de las fuerzas iraníes de Siria en el plazo de un año”, y amenazó con convertir el país levantino en “un nuevo Vietnam para Irán”.

Conforme ha destacado Salami, el excomandante de la Fuerza Quds del CGRI, el teniente general Qasem Soleimani, hizo fracasar las políticas de EE.UU. para crear un nuevo Asia Occidental así como los planes de Israel. Él neutralizó las sediciones de los terroristas, por lo tanto EE.UU. no pudo soportar y le asesinó, ha añadido.

 

Estados Unidos es responsable del asesinato del general Soleimani y fue golpeado por lo que hizo, ha sostenido para luego enfatizar que, la gran venganza aún está por venir, y será la expulsión total de todos los estadounidenses de la región.

De igual modo, ha señalado que el comandante persa estuvo presente en el campo de batalla de El Líbano contra el enemigo sionista. De hecho, ha agregado, él vivía en el peligro para garantizar la seguridad de los musulmanes.

También ha agradecido al pueblo persa por su masiva presencia tanto en las ceremonias fúnebres del teniente general Soleimani como en las marchas para conmemorar el 41.º aniversario de la victoria de la Revolución Islámica. “Tal presencia es millones de veces más fuerte que nuestros misiles” para el enemigo, ha agregado.

En un acto recíproco por el asesinato del general Soleimani, el CGRI lanzó el 8 de enero, varios misiles contra dos bases estadounidenses en Irak: Ain Al-Asad, en la provincia de Al-Anbar (oeste) y otra en la ciudad de Erbil (norte).

Horas después del ataque, el Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, recalcó que el ataque solo fue una “bofetada” y no la venganza. “Resulta imprescindible poner fin a la presencia corrupta de EE.UU. en esta región”, insistió.

ftn/lvs/nlr/mjs