• Said Ohadi, director de la Organización de Hach y Peregrinación de Irán, durante una rueda de prensa en Teherán, capital persa, 2 de junio de 2016.
Publicada: jueves, 2 de junio de 2016 14:21
Actualizada: viernes, 3 de junio de 2016 2:25

Arabia Saudí debe pagar un precio muy alto por su comportamiento discriminatorio hacia los peregrinos iraníes, al privarlos de su derecho legítimo de realizar los rituales de Hach por motivos políticos.

El director de la Organización de Hach y Peregrinación de Irán, Said Ohadi, explica este jueves a los periodistas que el país persa no firmó el acuerdo unilateral de la monarquía saudí por la dignidad de la nación iraní.

Desestimando las declaraciones del canciller del régimen Al Saud, Adel al-Yubeir, en cuanto a la decisión de su país de no aceptar las condiciones de Irán porque según él provocarían desorden en los rituales del Hach, Ohadi ha arremetido contra las autoridades saudíes por vincular la cuestión del Hach a los asuntos políticos, y se ha preguntado si el ministro de Exteriores saudí es el portavoz de su Ministerio de Peregrinación.

Arabia Saudí en una decisión irracional y contrariando las enseñanzas religiosas privó a los iraníes de los rituales de este año. Este guión amargo fue escrito hace mucho tiempo. Desde el principio sabíamos que han iniciado con nosotros un juego político pero debíamos mantener la paciencia para revelar que es la parte saudí la que ha impedido el Hach a los iraníes”, define Said Ohadi, director de la Organización de Hach y Peregrinación de Irán.

No se debe confundir la ceremonia del Hach con la política, enfatiza, ese ha sido nuestro posicionamiento desde un principio. Agrega que en todas las negociaciones que tuvieron con los saudíes lo evitaron, un tema que los saudíes no lo respetaron y las injerencias del Ministerio del Interior y la Cancillería de Arabia Saudí obstaculizaron el camino de los peregrinos iraníes.

Arabia Saudí en una decisión irracional y contrariando las enseñanzas religiosas privó a los iraníes de los rituales de este año. Este guión amargo fue escrito hace mucho tiempo. Desde el principio sabíamos que han iniciado con nosotros un juego político pero debíamos mantener la paciencia para revelar que es la parte saudí la que ha impedido el Hach a los iraníes”, define el titular persa.

En alusión a algunas nuevas condiciones que habían incluido en el acuerdo que mantienen desde hace 20 años, como por el ejemplo la prohibición del uso de la bandera de la República Islámica en los vehículos o los sitios donde residen los iraníes, impedir la presencia del personal médico iraní en los hoteles y en la localidad de Mina y las prohibiciones que impusieron en los servicios consulares, Ohadi ha alzado la voz para recalcar que Irán para defender sus derechos y por la dignidad y la seguridad de sus peregrinos no firmó ese acuerdo unilateral.

 

La monarquía saudí rechazó garantizar la seguridad y protección de los peregrinos iraníes, una demanda en que insiste Irán para evitar la repetición de los incidentes de la estampida mortal ocurrida en septiembre de 2015 en Mina, una localidad cercana a La Meca (Arabia Saudí), durante el Hach, la cual causó la muerte de miles de peregrinos, incluidos más de 460 iraníes.

En este sentido, Ohadi critica la “literatura arrogante” que utilizaron los saudíes y cuenta que los saudíes enfatizaron en que “no cambiarían ni una letra” del acuerdo reescrito ya que “la palabra seguridad tiene un contenido político en Arabia Saudí”.

msm/ktg/nal

Commentarios