• Fuerzas militares israelíes en la ciudad de Al-Jalil (Hebrón) intentan contrarrestar una manifestación palestina. 30 de octubre de 2015.
Publicada: sábado, 31 de octubre de 2015 0:36
Actualizada: sábado, 31 de octubre de 2015 1:48

Fuentes palestinas informan del uso de balas y municiones de guerra por las fuerzas israelíes en sus ataques a los palestinos en las ciudades de Ramalá y Al-Jalil (Hebrón), en la ocupada Cisjordania.

Según un informe de este viernes de la agencia palestina de noticias Maan, decenas de personas en la Cisjordania ocupada han resultado heridas a causa de los fuertes ataques israelíes a los manifestantes palestinos.

Les cegaremos los ojos con gases hasta que mueran, sus hogares, sus familias, hermanos, hijos, todos”, han amenazado las fuerzas israelíes a los palestinos. 

En la agresión israelí, agrega la fuente citando a testigos presentes en el lugar, las fuerzas israelíes abrieron fuego vivo contra manifestantes palestinos y utilizaron balas y municiones de guerra, gases pimienta y lacrimógenos para dispersarlos.

Las fuerzas israelíes amenazaron el jueves a los palestinos residentes en el campamento de refugiados de Aida, situado en la ciudad cisjordana de Beit Lahm (Belén), que si no dejaban de lanzar piedras, “les lanzaremos gas hasta que mueran”.

Palestinos escapan de los gases lacrimógenos disparados por soldados israelíes durante los enfrentamientos en Cisjordania.

 

Militares israelíes interrumpieron en el campamento lanzando indiscriminadamente granadas, gases lacrimógenos y balas contra ventanas, balcones y casas palestinos, advirtiendo, por medio de un altavoz, de las consecuencias de lanzar piedras.

El aviso afirmaba que nadie, incluidos niños, adolescentes y ancianos, saldría ileso: “Les cegaremos los ojos con gases hasta que mueran, sus hogares, sus familias, hermanos, hijos, todos”.

Los territorios ocupados palestinos viven una situación de máxima tensión a raíz de los asaltos de militares israelíes y de la profanación de la Mezquita Al-Aqsa, en Al-Quds (Jerusalén), por parte de colonos y fuerzas del régimen de Tel Aviv.

El 9 de octubre de 2015, el Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS) llamó a la nación palestina a lanzar una Intifada (“levantamiento”) con el fin de “liberar Al-Quds” de décadas de ocupación bajo el régimen israelí.

El 12 de octubre del citado año, Ismail Hanie, subjefe de la dirección política de HAMAS, advirtió de que la Tercera Intifada palestina no cesará hasta que se libere del todo Al-Quds.

Según el Ministerio palestino de Salud, hasta el jueves 68 palestinos perdieron la vida a manos de los israelíes en la ocupada Cisjordania y la Franja de Gaza en lo que va de mes (octubre), marcado por el inicio de la III Intifada.

En la jornada de este viernes, fuerzas israelíes han matado a tiros en las ciudades de Al-Quds (Jerusalén) y Nablus a dos palestinos, a los que acusan de haber atacado presuntamente con cuchillos a policías de Israel.

Además, un bebé palestino de ocho meses ha perdido la vida este viernes por inhalar gases lacrimógenos lanzados por soldados israelíes en la ciudad de Beit Lahm.

tas/ctl/nal

Commentarios