• Las fuerzas israelíes montan guardia mientras los palestinos caminan entre el humo de gas lacrimógeno durante los enfrentamientos entre palestinos y los soldados israelíes en el recinto de la Mezquita Al-Aqsa, en Al-Quds (Jerusalén), 13 de septiembre de 2015.
Publicada: domingo, 13 de septiembre de 2015 14:04

HAMAS tacha de “crimen de guerra” el nuevo ataque de los soldados israelíes contra los palestinos en el recinto de la Mezquita Al-Aqsa, en Al-Quds (Jerusalén).

"Atacar la Mezquita Al-Aqsa se basa en la conspiración del enemigo sionista para luego dividirla, al tiempo que es una acción agresiva en el marco de los crímenes del régimen ocupante contra los palestinos y la comunidad musulmana", ha afirmado este domingo Ezzat al-Rashaq, un alto miembro del Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS).

Atacar la Mezquita Al-Aqsa se basa en una conspiración del enemigo sionista para luego dividirla, al tiempo que es una acción agresiva en el marco de los crímenes del régimen ocupante contra los palestinos y la comunidad musulmana", afirma Ezzat al-Rashaq, un alto miembro del Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS).

Horas antes de estas declaración, varios soldados israelíes han entraron violentamente en el recinto de la Mezquita, donde han dejado a más de 50 palestinos heridos, entre ellos un niño, quienes sufrieron los efectos de las granadas sónicas lanzadas por la parte de la policía israelí.

En este sentido, Al-Rashaq ha subrayado que la acometida israelíes contra este santo lugar y la expulsión de los guardias de la Mezquita por no cooperar con ellos y luego no permitir a los bomberos palestinos acceder al lugar para calmar un incendio, todo eso muestra que este régimen ha cruzado cada una de las líneas rojas.

Ha asegurado asimismo que a pesar de todos esos crímenes de guerra de Israel, HAMAS y el pueblo palestino no permitirá en absoluto la división de la Mezquita Al-Aqsa.

En sus declaraciones, además ha extendido sus críticas a varios Estados musulmanes de la región por mantenerse en silencio ante las incesantes profanaciones de las fuerzas israelíes a este importante recinto sagrado para la comunidad musulmana.

Por su parte, el presidente palestino, Mahmud Abás, ha condena "firmemente"  las incursiones de soldados israelíes en la Mezquita Al-Aqsa.

El presidente de Palestina, Mahmud Abás

 

"La Presidencia condena firmemente el ataque del ejército y de la policía ocupantes contra la mezquita Al Aqsa y las agresiones contra los fieles palestinos que allí se encontraban", señala un comunicado emitido por su despacho. 

La Mezquita Al-Aqsa representa el tercer lugar más sagrado del Islam, tras Masyid al-Haram en La Meca y Masyid al-Nabawi en Medina (ambas en Arabia Saudí). El régimen israelí, que se considera el principal propietario de los territorios palestinos desde el inicio de su ocupación, pretende judaizar el recinto y eliminar su identidad islámica.

En los últimos meses, las fuerzas y los colonos israelíes han intensificado sus ataques contra Al-Aqsa, que ha resultado en choques violentos entre las dos partes.

Las tensiones en los territorios ocupados han aumentado drásticamente luego del ataque de colonos extremistas israelíes en el que un bebé palestino de un año y medio fue quemado vivo.

El brutal acto provocó una ola de protestas alrededor de los territorios ocupados palestinos y a nivel mundial y obligó al régimen israelí a declarar estado de alerta.

mpv/ncl/rba

Commentarios