• Prisioneros palestinos esperan ser liberados de la prisión de Ketziot. (Foto: Reuters)
Publicada: jueves, 4 de marzo de 2021 18:51

El régimen israelí extiende la llamada detención administrativa de dos presos palestinos en las cárceles israelíes, sin ningún tipo de justificación.

El Centro de Información Palestino (PIC, por sus siglas en inglés) ha informado este jueves que un tribunal israelí extendió el confinamiento solitario del sheij Raed Salah, líder de una facción del Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS), por otros seis meses.

Esto, unos días después de que su abogado, Jaled Zabarqa, haya denunciado que el régimen de Tel Aviv tenía la intención de mantener en aislamiento al político palestino, bajo pretextos de seguridad falsos.

“Ha estado en aislamiento desde hace seis meses y hoy el tribunal lo extendió por otros seis meses, lo que significa que pasará un año entero en régimen de aislamiento”, expresó Zabarqa a la agencia turca de noticias Anadolu el miércoles.

Zabarqa señaló que su cliente está tras las rejas “sin haber cometido ningún delito”, mientras que las autoridades israelíes reclaman que el funcionario palestino “podría representar una amenaza para la seguridad del régimen, si lo hacinaran con otros presos”, dijo.

 

Por separado, un tribunal en la ocupada Al-Quds (Jerusalén) extendió el miércoles la detención administrativa de Jaled Abu Arafa, el exministro palestino de Asuntos de Al-Quds, por otros cuatro meses, sin juicio ni acusación.

El servicio de seguridad interna israelí (Shin Bet) arrestó a Abu Arafa, de 59 años, en noviembre del año pasado, después de convocarlo para un interrogatorio en el centro de detención de Ofer, en la ocupada Cisjordania. Una semana después, un tribunal israelí extendió su detención por varios días.

Más de 350 detenidos se encuentran bajo el régimen de detención administrativa en las cárceles israelíes. Algunos presos han permanecido mediante este sistema hasta por 11 años sin cargos ni juicio.

A su vez, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha reclamado a Israel “abolir” esta política que permite “arrestar y detener a una persona sin cargos, sin juicio, sin conocer las pruebas en su contra y sin una revisión judicial justa”.

nkh/ctl/rba