• Consignación de 5000 dosis de la vacuna Moderna contra la COVID-19, donadas por Israel, a su llegada a Guatemala, 25 de febrero de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 28 de febrero de 2021 17:05

Oxfam tilda de “vergonzoso” acuerdo de exportación de excedentes de vacunas israelíes a otros países, ya que millones de palestinos deben esperar para sus dosis.

En reacción a un anuncio realizado por el régimen israelí sobre el envío de un excedente de vacunas anti-COVID-19 a la República Checa, Hungría, Honduras y Guatemala, mientras que en Palestina se bloqueó la entrega de la vacuna rusa contra el nuevo coronavirus, la directora interina de la organización humanitaria británica Oxfam en los territorios ocupados palestinos, Dina Jibril, describió tal actuación como un acto “vergonzoso” en un comunicado recogido este domingo por la agencia oficial palestina de noticias, WAFA.

Es vergonzoso el acuerdo de Israel de intercambiar los excedentes de vacunas por votos y embajadas de la Organización de las Naciones Unidas [ONU], mientras que la gran mayoría de los casi 5 millones de palestinos que viven en Cisjordania y la Franja de Gaza se quedan esperando la vacuna que podría salvar vidas”, subrayó Jibril.

Conforme al texto, este proceder del régimen de Tel Aviv es otro ejemplo más de la negativa de Israel a cumplir su obligación legal, como potencia ocupante, así como a hacer caso a los imperativos morales y de salud pública para garantizar que todos los palestinos tengan acceso a servicios básicos adecuados, incluida la atención médica.

En este sentido, la directora de Oxfam urgió al régimen israelí a “encaminar” sus esfuerzos a garantizar una campaña de vacunación “gratuita y urgente” para todos los palestinos.

 

De igual modo, arremetió contra Israel por poner en peligro la salud de los palestinos y priorizar la política sobre la gente. “Este pensamiento a corto plazo también daña los propios intereses a largo plazo de Israel”, agrega la nota.

Israel, criticado por una generosidad “indignante”

Israel es acusado de ignorar por completo a los palestinos después de que se revelara, el pasado martes, el envío de miles de dosis de la vacuna Moderna a 15 países aliados, entre ellos varios de África, con los que tiene fuertes o incipientes lazos o que ya han acordado normalizar nexos con el régimen israelí.

A este respecto, el senador demócrata por el estado de Vermont (EE.UU.), Bernie Sanders, tachó de “indignante” la medida del primer ministro del régimen de Israel, Benjamín Netanyahu, de utilizar las vacunas sobrantes para “recompensar a sus aliados extranjeros” mientras tantos palestinos, en los territorios ocupados, siguen esperando recibir las tan necesarias vacunas.

Desde el principio, Israel excluyó al pueblo palestino de la Franja de Gaza y Cisjordania de su plan de vacunación masiva. Esta medida fue criticada por varias organizaciones pro derechos humanos, como Human Rights Watch (HRW), que recordaron la obligación del régimen israelí, como potencia usurpadora, a proporcionar las vacunas anti-COVID-19 a los palestinos.

nsh/anz/fmk/mrg