• Un joven palestino frente a la Cúpula de la Roca en el complejo de la Mezquita Al-Aqsa en la ciudad de Al-Quds, 31 de mayo de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 14 de julio de 2020 23:19
Actualizada: miércoles, 15 de julio de 2020 2:28

HAMAS advierte a las autoridades israelíes que cualquier acto provocador contra la Mezquita Al-Aqsa, en Al-Quds (Jerusalén), provocará una guerra enorme.

En un comunicado emitido este martes, el Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) ha afirmado que el régimen israelí pagará un alto precio por su violación al sitio sagrado, al enfatizar que las continuas agresiones en la mezquita enfurecerán a los palestinos y posteriormente provocarán una guerra enorme.

Al recordar el cierre del Bab al-Asbat (la Puerta de los Leones) de Al-Aqsa, el movimiento palestino ha rechazado también un fallo de la corte israelí para cerrar el histórico Bab Al-Rahma (la Puerta Dorada), la única puerta oriental de la Mezquita, calificándolo de un plan peligroso, y ha añadido que los palestinos nunca lo permitirán.

La nota señala que el régimen israelí no podrá resistir ante el poder de los palestinos, ya que el pueblo, con su resistencia ejemplar, “frustrará los planes del enemigo sionista”.

Bab al-Asbat es una de las principales entradas a la Mezquita Al-Aqsa, que fue cerrada por Israel en 2017; una gestión que ha generado reacciones y protestas por los residentes de Al-Quds. A su vez, Bab al-Rahma, ha sido cerrada por el régimen israelí desde 2003, con el pretexto de la existencia de instituciones ilegales palestinas. Este proceso se renueva cada año.

 

A continuación, HAMAS ha pedido a la Organización de Cooperación Islámica (OCI) y a la Liga Árabe (LA) que tomen medidas para detener la amenaza inminente a la mezquita de Al-Aqsa y evitar que el régimen israelí logre sus objetivos.

El lunes, las organizaciones islámicas en Al-Quds desestimaron, a su vez, el fallo de la corte israelí de cerrar la zona de oración de Bab al-Rahma de la mezquita, señalando que todo el sitio sagrado es puramente islámico y el régimen israelí no tiene derechos o autoridad sobre ello.

“Las decisiones de la Ocupación (del régimen israelí) son contrarias a la libertad de culto y contra las leyes y normas internacionales”, destacaron.

La Mezquita Al-Aqsa representa el tercer lugar más sagrado del Islam, tras la Mezquita Al-Haram en La Meca y la Mezquita Al-Nabawi en Medina (ambas en Arabia Saudí). Los palestinos han advertido en reiteradas ocasiones sobre los intentos israelíes de cambiar el status quo de la mezquita Al-Aqsa.

nkh/lvs/hnb