• Soldados israelíes detienen a unos palestinos en los territorios ocupados.
Publicada: martes, 24 de marzo de 2020 17:56

La Liga Árabe (LA) pide liberación de los presos palestinos en las cárceles israelíes ante la rápida propagación del nuevo coronavirus, denominado COVID-19.

En un comunicado emitido este martes, el secretario general adjunto de la LA para Palestina y los territorios árabes ocupados, Said Abu Ali, ha llamado a todas las organizaciones internacionales pro derechos humanos y a la comunidad internacional a presionar al régimen de Tel Aviv para que libere a los palestinos encarcelados.

El alto funcionario palestino del bloque regional ha hecho notar que, entre los cerca de 5000 palestinos encarcelados, hay “cientos” de personas mayores que presentan un cuadro de salud delicado, 180 jóvenes y 43 mujeres.

Ante la propagación de una pandemia como la del COVID-19, que azota a casi todos los países del mundo de manera incontrolable, “proteger a los presos” y adoptar medidas de precaución, de acuerdo con Abu Ali, son cuestiones “imperativas”.

El primer ministro palestino, Mohamad Shtayeh, ha pedido, a su vez, la misma jornada al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que aplique “todos los estándares internacionales necesarios” para garantizar la seguridad de los palestinos que se encuentran en los centros israelíes de detención, muchos de ellos sin que se les hayan imputado cargos y sin que hayan comparecido ante un tribunal.

 

Shtayeh ha dejado en claro que, ante una situación de emergencia como es la rápida propagación del COVID-19, “hay que adoptar todas las medidas preventivas necesarias” para luchar contra este temible virus.

La preocupación que reina por la salud de los presos palestinos aumenta, en particular, después de que el presidente de la Comisión de Asuntos de Prisioneros y Exprisioneros Palestinos, el general de división Qadri Abu Bakr, revelara el 11 de marzo que Israel envió un médico, diagnosticado del COVID-19, a una cárcel para que lo propagara entre los palestinos encarcelados. A eso se suman informes de que los israelíes privan a los presos del acceso a productos de limpieza, pese a la dispersión del coronavirus.

Aunque el origen del brote del nuevo coronavirus aún es un enigma, el diario israelí The Jerusalem Post, en un informe publicado el 18 de marzo, indicó que la pandemia podría ser resultado de un complot sionista.

El nuevo coronavirus, que fue detectado por primera vez en diciembre de 2019 en la ciudad china de Wuhan, se ha propagado por más de 195 países del mundo. Actualmente, los datos globales indican que la rápida transmisión del COVID-19 ha provocado que 407 633 personas se hayan infectado y que, de estas, 18 250 hayan fallecido.

ask/anz/rba