• Combatientes de las Brigadas Ezzedin al-Qassam, brazo militar de HAMAS.
Publicada: viernes, 31 de julio de 2015 12:32
Actualizada: jueves, 3 de septiembre de 2015 11:17

El Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS) ha asegurado que el asesinato de un bebé palestino por los colonos israelíes requiere una respuesta rápida y contundente.

"De ahora en adelante, por haber matado a un bebé palestino, al quemarlo vivo en su casa, los colonos israelíes son blancos legítimos de la Resistencia palestina", ha advertido este viernes Husam Badran, portavoz de la política exterior de HAMAS.

De ahora en adelante, por haber matado a un bebé palestino, al quemarlo vivo en su casa, los colonos israelíes son blancos legítimos de la Resistencia palestina", afirma  Husam Badran

El jueves por la noche, varios colonos israelíes rompieron los cristales de las ventanas de una vivienda palestina en la aldea de Kafr Duma, cerca de la ciudad cisjordana de Nablus, y arrojaron varios cócteles molotov. Un niño de un año y medio, identificado como Ali Saad Daubasha, murió en el ataque.

El funcionario de HAMAS ha responsabilizado al primer ministro del régimen de Tel Aviv, Benyamin Netanyahu, por este crimen, afirmando que sus políticas racistas incentivan este tipo de ataques.

Además ha alertado que "el asesinato del menor palestino requiere una respuesta ejemplar de la Resistencia palestina. Y HAMAS sabe bien cómo dará a los colonos israelíes una respuesta dura y rápida".

El niño palestino que perdió la vida en el ataque de los colonos en Cisjordania.

 

Por último, ha instado a los palestinos de Cisjordania a volcarse a las calles para condenar el inhumano ataque y prepararse para defender la Mezquita Al-Aqsa, en la ciudad de Al-Quds (Jerusalén).

El más de medio millón de residentes de los 120 asentamientos ilegales israelíes protagonizan con frecuencia ataques contra la población palestina y sus propiedades, en su mayoría en la ocupada Cisjordania.

De acuerdo con las autoridades palestinas, estos asaltos pretenden intimidar a los palestinos para obligarlos a abandonar sus viviendas y ampliar los asentamientos, pese a que la comunidad internacional los considera ilegales.

Rara vez los atacantes son detenidos. Según el grupo pro derechos humanos Yesh Din, la impunidad que brinda el régimen de Tel Aviv a sus colonos impide el fin de este tipo de los actos de violencia.

mkh/ybm/rba

Commentarios