• El primer ministro de Israel, Benyamin Netanyahu.
Publicada: jueves, 5 de marzo de 2015 13:55
Actualizada: martes, 13 de septiembre de 2016 7:23

Miles de mujeres israelíes salieron el miércoles a las calles de la ciudad de Al-Quds (Jerusalén) para protestar contra el discurso bélico del primer ministro del régimen de Tel Aviv, Benyamin Netanyahu, que ofreció el pasado martes ante el Congreso de EE.UU.

"Más de tres mil mujeres israelíes, entre ellas algunas árabes, se congregaron ante el parlamento del citado régimen para denunciar las declaraciones antiraníes de Netanyahu formuladas ante el Congreso de EE.UU.", informó el diario israelí Maariv, en su versión electrónica.

Netanyahu cuestionó ante el Congreso estadounidense los diálogos nucleares entre Irán y el G5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), advirtiendo del peligro de un “mal acuerdo” que, a su juicio, no evitará que el país persa obtenga la bomba atómica.

El premier israelí acusó además a Irán de apoyar el terrorismo y amenazar no solo la seguridad del régimen de Tel Aviv, sino la de todo el mundo.

El evento fue organizado por el movimiento de ‘mujeres hacen la paz’, creado a raíz de la última ofensiva israelí contra la asediada Franja de Gaza (entre julio y agosto pasado) que ha dejado más de 2310 palestinos muertos en esta zona.

Asimismo, las mujeres pidieron al régimen de Israel reanudar las negociaciones de paz con los palestinos con el fin de restaurar la seguridad en la región y evitar una posible guerra.

En este sentido, Irit Keynan, profesora de la universidad de Or Yehuda y jefa del programa de postgrado de educación aseguró que "sin un acuerdo diplomático con nuestros vecinos palestinos, sin poner fin al conflicto, la visión sionista está condenada al fracaso".

El Gobierno palestino, pese a la oposición de diversos grupos partidarios de una estrategia de resistencia, inició en 1991 conversaciones con el régimen israelí.

La última ronda de diálogos, retomados en agosto de 2013 con la mediación estadounidense, se dio por concluida en 2014, dado que las autoridades del régimen israelí se negaron a liberar a la cuarta parte de los presos palestinos, según lo pactado, y continuaron erigiendo colonias ilegales en Cisjordania.  

mkh/ktg/rba

Commentarios