• --
Publicada: sábado, 8 de noviembre de 2014 23:39
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 9:30

El régimen israelí ha anunciado este sábado su decisión de adueñarse de 1290 hectáreas de tierras palestinas en la aldea de Beit Iksa, situada al norte de Al-Quds (Jerusalén). Los habitantes del referido pueblo han recibido las órdenes de confiscación de tierras y deben abandonar sus hogares antes del 31 de diciembre de 2017, según la agencia palestina de noticias Maan. “Las órdenes están firmadas por el responsable militar israelí en la Cisjordania ocupada, Nitzan Alon, y fueron entregadas por soldados en el puesto de control situado a la entrada de la aldea”, ha explicado la fuente. De acuerdo con Maan, el régimen de Tel Aviv ha anunciado que las tierras apropiadas tendrán un uso militar y un funcionario israelí detallará el lunes cuáles son los terrenos que serán afectados. El alcalde de Beit Iksa, Saada al-Jatib, ha destacado que esta medida del régimen israelí se produce en paralelo con su anuncio de construir 244 nuevas viviendas en el asentamiento de Ramot, levantada también en tierras confiscadas. La mayoría de los habitantes de Beit Iksa, cuya población llega a unas 1700 personas, son refugiados que perdieron su hogar durante la ocupación israelí de Cisjordania y Al-Quds en 1967. La comunidad internacional, incluidos los aliados clave del régimen israelí como Estados Unidos y la Unión Europea (UE), consideran “ilegal” la apropiación de las tierras palestinas por parte de las autoridades israelíes. La UE criticó enérgicamente el mes pasado las políticas expansionistas y los crímenes perpetrados por el régimen de Tel Aviv contra los palestinos y advirtió de que estaba sopesando medidas punitivas contra el régimen usurpador. kaa/ktg/nal
Commentarios