• Retenidos en el campo de concentración de Holot, en el desierto del Néguev (sur de Palestina ocupada)
Publicada: miércoles, 1 de abril de 2015 18:00

El régimen israelí ha anunciado este miércoles que dará a elegir a migrantes africanos sin papeles entre la prisión o ser expulsados por la fuerza a países distintos de los suyos, cuyos nombres se mantienen en secreto.

La medida se aplicará a los demandantes de asilo retenidos en el campo de concentración de Holot, en el desierto del Néguev (sur de Palestina ocupada) para los que no existe la posibilidad de devolverlos a sus países de origen, según un comunicado del ministerio de interior israelí.

En el campo de Holot, el régimen de Tel Aviv mantiene retenidos a 2000 de los cerca de 42.000 migrantes procedentes de Sudán y Eritrea que habitan Palestina ocupada y que corren peligro en caso de ser devueltos a sus países.

El portavoz israelí rehusó dar los nombres de los países terceros en cuestión, aunque medios de prensa y asociaciones caritativas sospechan que se trata de Ruanda y Uganda.

Seis organizaciones promotoras de los derechos humanos han expresado, en un comunicado conjunto, su repulsa por esta decisión, que tachan de “ilegal”.

El comunicado alerta de que Ruanda y Uganda no son países seguros y hay alta probabilidad de que los migrantes se vean despojados por ladrones de sus pertenencias, ya sea documentación o dinero en efectivo.

Los grupos proderechos humanos reclaman también al régimen sionista que publique el texto y condiciones del acuerdo que ha alcanzado con esos países.

Las autoridades del régimen israelí, por su parte, añaden en su comunicado que está haciendo los preparativos necesarios para expulsar a los demandantes de asilo que acepten ser deportados a esos terceros países. Aquellos que no acepten serán juzgados para decidir su encarcelamiento indefinido.

La mayor parte de los migrantes africanos a Palestina ocupada habitan sectores pobres al sur de Tel Aviv, en el oeste de Palestina ocupada. Su presencia ha causado conflictos y episodios de violencia con los ocupantes de la ciudad.

Según el comunicado israelí, el fiscal general de Tel Aviv ha aprobado ya la medida, que será aplicada en días venideros.

mla/ctl/rba

Commentarios