• --

    --

El exdictador de Egipto Hosni Mubarak, que se encuentra actualmente en la prisión de Tora, en El Cairo, la capital, ha revelado numerosos secretos sobre el plan estadounidense-israelí, que también cuenta con el auspicio y la venia de sus aliados, para la división de la región del Oriente Medio. En una entrevista concedida al diario egipcio El-Fagr, Mubarak ha indicado que lo que ocurrió en Egipto tenía como objetivo dividir a Egipto, derrocar a todo los regímenes árabes, crear profundo caos en la región para así disminuir el poder de los árabes en caso de un posible enfrentamiento con el régimen israelí. El exdictador egipcio, asimismo, tildó la revolución egipcia como “disturbio”, y agregó que el mariscal de campo Husein Tantawi, exjefe del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, le había traicionado. Ha alegado que la llegada al poder de la Hermandad Musulmana se había suscitado bajo la aprobación total de Estados Unidos y el régimen de Tel Aviv. Confesó que la nación dio inicio a los disturbios debido al hambre y a la pobreza que sufría. No obstante, expresó su satisfacción por las medidas que había adoptado durante su mandato. Indicó que desde el punto de vista político, lo que emergió en Egipto era un plan internacional estadounidense-israelí de hace 60 años, que busca dividir el Oriente Medio, por añadidura, separar a Egipto en tres pequeños países. Por último, señaló que, por el momento, ellos (Estados Unidos, el régimen israelí y sus aliados) están destruyendo Siria, Libia y Sudán y después irán contra Jordania para en último paso, convertir a Jordania en patria para los palestinos, dejando a Palestina en manos de los israelíes. sj/cl/msf
Publicada: domingo, 11 de noviembre de 2012 17:08
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 15:08
Commentarios