• --
Publicada: miércoles, 18 de diciembre de 2013 18:19
Actualizada: jueves, 10 de diciembre de 2015 11:14

Entre 3 300 y 11 000 extranjeros procedentes de más de 70 países, entre ellos un creciente número de europeos, han acudido a Siria para, junto a otros terroristas, intentar derrocar el Gobierno de Damasco. Así informó el martes el Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización (ICSR, por sus siglas en inglés), con sede en la universidad King's College de Londres, para luego afirmar que esta cifra de terroristas extranjeros se ha registrado desde finales de 2011 hasta diciembre de 2013. "Estas cifras incluyen a quienes se encuentran en la actualidad en Siria, además de aquellos que desde entonces han regresado a casa, has sido arrestados o asesinados", indicó el ICSR. La organización precisó que ha elaborado este informe según datos de unas 1 500 fuentes. De acuerdo con la entidad, la mayor parte de los terroristas extranjeros son árabes y europeos, que representan hasta un 80 por ciento de los rebeldes internacionales. Por otra parte, informó que entre los países europeos, Francia y el Reino Unido se colocan a la cabeza de la lista de países con más ciudadanos que han participado en la guerra siria, alcanzando un 18 por ciento del total de los insurgentes extranjeros. Por otra parte, agregó que otro gran número de estos terroristas procede de países como Estados Unidos, del sureste asiático, África y Rusia. El ICSR, también, reiteró que desde el pasado mes de abril se ha multiplicado por tres el número de europeos que han llegado a Siria. Asimismo, el ICSR reveló que la mayoría de estas personas combaten junto a los terroristas dependientes del Frente al-Nusra y del grupo Estado Islámico de Irak y del Levante (ISIS, por sus siglas en inglés), ambos vinculados a Al-Qaeda. Por su parte, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, advirtió que en el terreno se encuentran combatiendo milicias de diversas partes del mundo, lo que ha radicalizado el conflicto, y agregó que "esto es una amenaza masiva para la paz en el mundo y debe ser enfrentada como tal". Desde mediados de marzo de 2011, Siria es escenario de una ola de violencia provocada por grupos terroristas, financiados y dirigidos por algunos países occidentales y varios regionales, como Arabia Saudí, Catar y Turquía, que tienen como fin acabar con el Gobierno del presidente Bashar al-Asad. tmv/ybm/nal
Commentarios