• Cohete ruso lanza el satélite iraní Jayam al espacio desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán, 9 de agosto de 2022.
Publicada: jueves, 11 de agosto de 2022 15:03

El nuevo satélite de Irán es un “grave desafío” para Israel por su capacidad de monitorear sitios sensibles israelíes en la Palestina ocupada, según un informe.

El satélite Jayam, que el país persa puso el martes en órbita con éxito en cooperación con Rusia, es “un verdadero avance”, ya que, “por primera vez, Irán posee y opera un satélite de tan alta resolución de imágenes, mucho mejor que los anteriores”, indicó Tal Inbar, investigador principal del centro ‘Missile Defense Advocacy Alliance’, con sede en Estados Unidos, al diario The New York Times.

El mencionado experto manifestó que la calidad de las imágenes del satélite presentarán un desafío importante a Israel. “A partir de ahora, Irán podrá recopilar información mucho más detallada para las operaciones militares de sus fuerzas”, agregó.

Por su parte, el diario israelí The Jerusalem Post destacó el martes que a los funcionarios sionistas les preocupa que la última cooperación espacial Moscú-Teherán aumente la capacidad de Irán para mejorar su seguimiento de objetivos en los territorios ocupados.

Los israelíes, añadió el medio, se preocupan por una consecuente reducción de su capacidad de espionaje.

Irán asegura que el satélite ‘Jayam’ está diseñado para la investigación científica, incluida la radiación y el monitoreo ambiental con fines agrícolas. Además, rechaza las acusaciones de espionaje que plantean los occidentales.

 

En este sentido, el jefe de la Agencia Espacial de Irán, Hasan Salarie, dijo a los periodistas el miércoles que la acusación de espionaje es “básicamente infantil” asegurando que tales comentarios son para “incitar a las tensiones”.

“El satélite Jayam está completamente diseñado y construido para satisfacer las necesidades del país y la gestión urbana, los recursos naturales, las minas, la agricultura, entre otros”, explicó.

‘Jayam’ fue puesto en órbita el martes desde el cosmódromo de Baikonur, situado en Kazajistán, a bordo del portador ruso Soyuz. El satélite será guiado y controlado desde estaciones terrestres en el territorio iraní y las imágenes que captará serán enviadas directamente al país, según anunció en su día la Agencia Espacial de Irán en un comunicado. Horas después de su lanzamiento, la República Islámica anunció haber recibido los primeros datos de telemetría del satélite en sus estaciones terrestres.

La República Islámica de Irán, el único país en la región de Asia Occidental que ha experimentado un desarrollo en el campo de la fabricación de lanzadores de satélites, ya ha puesto varios satélites en órbita de forma independiente.

Irán es además una de las 11 naciones del mundo capaces de diseñar, fabricar y lanzar satélites al espacio, a pesar de estar blanco de las sanciones económicas unilaterales impuestas por Estados Unidos.

tmv/ctl/tqi