• Crimen organizado presionó a gobierno en Tláhuac
Publicada: miércoles, 9 de agosto de 2017 7:20

Un criminal de segundo nivel en una delegación de la capital mexicana puso en evidencia, que los delincuentes si están organizados y corrompen autoridades.

Un delincuente abatido por marinos y policías federales, puso en evidencia las afirmaciones oficiales de que no hay crimen organizado en la Ciudad de México.

La realidad es que Felipe de Jesús Pérez, alias “El Ojos” vendía droga en la delegación Tláhuac de la Ciudad de México, usaba una red de mototaxis y de menores de edad para la distribución de droga y según la policía capitalina tenía unas 20 casas lujosas, en medio de barrios pobres. Todo esto, en medio de una corrupción enorme.

“El Ojos” tenía a por lo menos cinco familiares y amigos cercanos trabajando en puestos importantes de la sureña delegación capitalina. Una vez más, resalta uno de los problemas más graves de México el enriquecimiento ilícito de políticos, electos por la ciudadanía.

Mientras tanto, con lentitud inexplicable, México no avanza en el combate a la corrupción. En el Senado de la República, se quedó en la congeladora la designación de un fiscal anticorrupción en medio de discusiones estériles de los legisladores federales.

Hay un dicho muy mexicano que dice que no se puede tapar el sol con un dedo. Contra todo lo que afirmó Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, en una de las llamadas delegaciones rurales de la capital mexicana, apareció un criminal, líder de una banda muy bien organizada. Tan organizada y visible para muchos pobladores de Tláhuac que tuvo que internvenir la Marina de México para desmantelarla.

Arturo Calvillo, México

akm/msf

Commentarios