• Un misil lanzado desde una plataforma del sistema antiaéreo ruso Pantsir-S1.
Publicada: sábado, 25 de abril de 2020 0:30
Actualizada: sábado, 25 de abril de 2020 3:07

Cuatro sistemas de defensa aérea Pantsir-S1 de Rusia en alerta obligaron a varios cazas turcos F16 a retirarse del espacio aéreo libio.

El 18 de abril, al menos 16 aviones de combate turcos violaron parcialmente el espacio aéreo libio con la misión de lanzar ataques para impedir el avance de las fuerzas del Ejército Nacional Libio (ENL), no obstante, cuatro sistemas de defensa aérea Pantsir-S1 en alerta máxima obligaron a los pilotos turcos a retirarse, con la advertencia de que si no lo hacían recibirían disparos inmediatos”, informa este viernes el portal web sirio Al-Masdar News, citando una publicación de su par ruso Avia.Pro.

En la actualidad, Libia se debate entre dos grupos rivales que luchan para hacerse con el poder: por una parte, el Gobierno del Acuerdo Nacional (GAN), dirigido por Fayez al-Sarraj, reconocido por la ONU y establecido en Trípoli (la capital), y, por otra, el Ejército Nacional Libio (ENL), encabezado por el mariscal de campo Jalifa Haftar, y con sede en la ciudad de Tobruk (este).

Desde abril de 2019, las fuerzas del mariscal Haftar, asentadas en el este de Libia, llevan a cabo una amplia ofensiva contra Trípoli en un intento por ocupar la ciudad capitalina. En esta lucha, países como Turquía apoyan al Gobierno de Trípoli, mientras que Egipto, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Rusia respaldan a su rival.

 

Las fuerzas de Haftar han utilizado el sistema Pantsir-S1, de fabricación rusa, para derribar varios drones turcos en el pasado, sin embargo, esta es una de las primeras veces que, conforme al portal ruso, lo ha empleado para disuadir a un escuadrón de F-16.

A pesar del silencio de Ankara sobre este incidente y dado su apoyo activo al GAN, añade la publicación rusa, los cazas turcos buscaban llevar a cabo un ataque aéreo a gran escala sobre las posiciones del ENL.

Mencionando a uno de sus analistas militares, Avia.Pro subraya que “Turquía no tiene misiles para destruir objetivos terrestres a largas distancias, y casi con certeza se puede argumentar que la mayoría de los aviones de combate turcos simplemente serían destruidos. El retiro de los F-16 fue una fuga épica”.

Ambas partes beligerantes, pactaron el 19 de enero un plan integral para solucionar el conflicto libio, incluido un alto el fuego duradero. No obstante, ambos bandos han violado con frecuencia la tregua.

Las tensiones en Libia escalaron tras el derrocamiento del dictador Muamar Gadafi, en octubre de 2011, por medio de una intervención militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), encabezada por EE.UU.

krd/ctl/mkh