• Restos de un automóvil destruido por un atentado suicida en la ciudad libia de Misrata.
Publicada: domingo, 2 de febrero de 2020 16:00
Actualizada: domingo, 2 de febrero de 2020 17:16

Un informe revela cómo Emiratos Árabes Unidos (EAU) engaña a jóvenes sudaneses prometiéndoles empleos con altos salarios y luego los envía a luchar en Libia.

Libia se encuentra sumida en el caos desde la intervención de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en 2011, que resultó en el derrocamiento del dictador Muamar Gadafi. Desde 2014 existen dos gobiernos: el Gobierno de Acuerdo Nacional (GAN), conocido como Gobierno de Trípoli y reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU); y el liderado por el mariscal Jalifa Haftar, con sede en la ciudad de Tobruk (este), que recibe apoyos de EAU y Egipto.

El portal Middle East Eye, que cita a varios jóvenes sudaneses, informó el sábado de que autoridades emiratíes prometieron a los sudaneses trabajos como guardias de seguridad, con un salario que rondaría los 2175 dólares al mes; sin embargo, en lugar de aterrizar en EAU, se vieron obligados a ir a luchar en las filas de Haftar en Libia.

Uno de estos casos es el de Abdul Rahman Alzaki, un ingeniero informático de 34 años, a quien una agencia de empleo de su país le había prometido un puesto de trabajo en la empresa de seguridad Black Shields, con sede en Abu Dabi (capital emiratí).

Meses después, el ingeniero sudanés viajó a EAU, pero su sueño pronto se convirtió en una pesadilla al descubrir que, de hecho, recibiría tres meses de entrenamiento militar y luego sería enviado a Libia o Yemen.

EAU les pedía a los jóvenes sudaneses que protegieran las refinerías de petróleo y las ubicaciones estratégicas en el área bajo el control de Haftar, añadió la publicación.

Se cree que Black Shields engañó a unos 3000 sudaneses, agrega el reporte. “Cuando llegamos a Emiratos, nos dimos cuenta de que habíamos sido engañados, ya que la compañía había tomado nuestros pasaportes, teléfonos móviles y todo, y nos había enviado a un campo de entrenamiento militar llamado Ciudad Militar de Zayed”, en Abu Dabi, afirmó Alzaki.

Tras el derrocamiento de Gadafi, varias potencias extranjeras se han mostrado cada vez más activas en la guerra civil libia, con Turquía respaldando al gobierno internacionalmente reconocido de Trípoli, y Rusia, Arabia Saudí y Egipto entre los partidarios de Haftar, que se lanzó a un intento por tomar Trípoli.

mkh/anz/hnb

Comentarios