• Ciudadanos japoneses se manifiestan contra el plan de su gobierno para enviar fuerzas al Oriente Medio, Tokio (la capital), 27 de diciembre de 2019.
Publicada: domingo, 29 de diciembre de 2019 2:45
Actualizada: domingo, 29 de diciembre de 2019 16:04

Los japoneses rechazan ampliamente la nueva decisión del Gobierno de Tokio para enviar un contingente de fuerzas navales al Oriente Medio.

El Gobierno nipón aprobó el viernes el envío de una misión de la Fuerza de Autodefensa Marítima a la región del Oeste de Asia para contribuir, como informan, a la seguridad de su navegación comercial en las aguas internacionales.

Según detallan los medios locales, bajo este plan, el Ministerio de Defensa de Japón planea enviar un destructor que puede transportar uno o dos helicópteros, además de dos aviones de patrulla P-3C, para participar en una misión de “estudio e investigación” en el Oriente Medio.

En esta misma línea, cientos de habitantes de la isla se han manifestado frente la oficina del primer ministro del país, Shinzo Abe, en Tokio (la capital) para protestar contra este controvertido plan que puede provocar más tensión en la región, según ha informado la agencia local de noticias Kyodo.

Durante este movimiento, los indignados japoneses llevaban pancartas y carteles en las que exigieron la cancelación de un decreto del gobierno que planea desplegar fuerzas en el estrecho de Bab El-Mandeb y el mar de Omán.

La agencia Kyodo, además, ha resaltado que las recientes encuestas realizadas en el país muestran que más de la mitad de los ciudadanos japoneses se oponen a los planes de su gobierno para enviar tropas al Oriente Medio o participar en las alianzas marítimas internacionales en el Golfo Pérsico.

 

Las autoridades japonesas, no obstante, indican que su medida prevista es independiente del plan de EE.UU. para crear una coalición naval so pretexto de salvaguardar la libre navegación de buques petroleros en el Golfo Pérsico y, según la Casa Blanca, hacer frente a Irán.

Esta decisión fue adoptada a pesar de que el presidente iraní, Hasan Rohani, durante su reciente viaje a Japón, presentó la ‘Iniciativa de Paz de Ormuz’ o ‘Esperanza’, cuyo objetivo es fomentar la estabilidad en la región del Golfo Pérsico. Este plan fue ofrecido por primera vez el pasado mes de septiembre durante un discurso de Rohani en la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU).

La embajada de la República Islámica en Japón también ha reaccionado a la reciente decisión de Tokio, resaltando que la presencia de las fuerzas extranjeras no puede garantizar la estabilidad y seguridad en la región del Oriente Medio.

“La Iniciativa de Paz de Ormuz es una plataforma indígena y efectiva para reducir las tensiones en la región. Se espera que los países amigos respalden la protección del transporte marítimo mediante el apoyo oportuno y práctico del plan de Ormuz”, reza una nota de la sede diplomática persa, publicada a través de Twitter.

myd/rha/rba