• Crisis de incendios y sequía en Italia
Publicada: sábado, 5 de agosto de 2017 15:07

La quinta ola de calor del verano ha abierto una crisis de incendios en Italia, y ha acentuado la sequía que arrastra el país, ocasionando graves daños.

Campos secos, fuentes cerradas, embalses al mínimo y bosques quemados. Este es el paisaje actual de Italia, que vive una de las peores crisis ambientales que se recuerdan. Sequía, altas temperaturas e incendios, han golpeado sin piedad al país.

En Roma, capital italiana, apenas ha llovido desde comienzo de año. Ello ha motivado que se cierren la mayoría de fuentes públicas y que se pusiera en riesgo el agua de los hogares.

En la capital se pierden más de 4 litros por cada 10 que entran a la red hídrica debido a la antigüedad de la infraestructura. A la emergencia del agua se suma el calor extremo y los incendios. Y es que Italia vive un verdadero infierno, a juzgar por los efectos de Lucifer, el nombre con el que han bautizado al anticiclón que ha puesto a 26 ciudades en alerta máxima.

La sequía y las altas temperaturas se han convertido en una bomba de relojería a la superficie forestal italiana. En los últimos tres meses, el fuego ha devorado más de 72.000 hectáreas, frente a las 48.000 que ardieron en todo 2016.

Son datos de la asociación Legambiente, que defiende que casi 50.000 hectáreas se podrían haber librado de las llamas con más vigilancia y prevención. Una labor encomendada al Cuerpo Forestal del Estado (CFS), desmantelado en estos años.

Se prevé que la crisis ambiental pueda golpear el turismo y ya se ha cobrado su primera víctima: la agricultura, donde las pérdidas se estiman en 2000 millones de euros, según Coldiretti, principal sindicato agrícola del país.

Rubén Martínez, Roma.

xsh/mkh

Commentarios