• Un ciudadano iraquí extiende la bandera de su país, junto a exfutbolistas, Hernán Crespo (izda.), Yunes Mahmud (centro) y Miquel Salgado.
Publicada: domingo, 10 de septiembre de 2017 0:45

En un acto de alta carga simbólica, exfubolistas mundiales protagonizaron el sábado un encuentro amistoso ante 65.000 espectadores en el estadio de Basora, en el sur de Irak.

En este partido "histórico" en un país desgarrado por la guerra participaron "leyendas" internacionales como los brasileños Rivaldo y Zico, el portugués Deco, el español Míchel Salgado, el argentino Hernán Crespo, el italiano Marco Materazzi o los holandeses Edgar Davids y Patrick Kluivert.

Ese equipo internacional ganó 5-4 a un combinado de exjugadores de la selección iraquí. Kluivert firmó tres de los goles de su equipo, mientras unos 3000 miembros de las fuerzas del orden habían sido movilizados para un dispositivo de seguridad muy importante y acompañar a los espectadores, obligados a dejar sus vehículos a varios kilómetros del estadio.

"Es un orgullo para Basora", se entusiasmaba en declaraciones a la AFP Iyad Mohssen, de 45 años. "Una ocasión histórica para el público de nuestra ciudad", apuntaba Mohammed Jaafar, de 20 años.

El exfutbolista español Michel Salgado (centro) saluda a los aficionados iraquíes en el estadio de Basora, 14 de agosto de 2017.

 

La cita del sábado fue una auténtica prueba para Irak, terreno vetado por la FIFA en 2013 tras un enésimo brote de actos violentos. Tuvieron que pasar cuatro años, hasta finales de mayo de este año, para que los aficionados al fútbol pudieran asistir de nuevo a un partido internacional en suelo del país árabe.

Ese encuentro, entre los equipos de Bagdad del Ejército del Air y Al-Zawraa, en Erbil, capital del Kurdistán iraquí, correspondía a la Copa de la AFC (Confederación Asiática). Unos días después, la selección de Irak recibió, esa vez en Basora, a Jordania para un amistoso.

La FIFA dictó su prohibición de partidos internacionales en Irak tras la muerte de un entrenador de fútbol a manos de las fuerzas de seguridad y la multiplicación de atentados terroristas sangrientos, algunos de ellos contra terrenos de fútbol —lugares habituales de reunión de niños y jóvenes— o cafés que retransmitían partidos.

Finalmente, la FIFA levantó su veto, bajo condiciones, a principios de mayo. Limitó la disputa de partidos internacionales a tres estadios del país, entre ellos el de Basora.

aaf/ncl/snz/rba

Commentarios