• El presidente de Francia, Emmanuel Macron, en una conferencia de prensa en Roma en el marco de la cumbre del G20, 31 de octubre de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 1 de noviembre de 2021 23:24
Actualizada: martes, 2 de noviembre de 2021 3:39

El presidente francés repudia una vez más la táctica del premier australiano de ocultar el pacto que sellaba con EE.UU. y Reino Unido sobre submarinos nucleares.

Tengo mucho respeto por su país. Tengo mucho respeto y mucha amistad por su gente. Solo digo que, cuando se tiene respeto, hay que ser sincero y comportarse de forma coherente con este principio”, ha dicho el presidente de Francia, Emmanuel Macron, a un grupo de periodistas australianos al margen de cumbre de los líderes del G20 en Roma, Italia.

Al ser preguntado sobre si él pensaba que el primer ministro de Australia, Scott Morrison, le había mentido sobre los diálogos secretos que mantuvo con Estados Unidos y el Reino Unido para el suministro de submarinos de propulsión nuclear, la respuesta de Macron fue concisa, “No lo creo, lo sé”.

No obstante, Morrison ha reaccionado a las declaraciones del mandatario galo en una rueda de prensa posterior en la que negó haberle ocultado a Macron lo de los submarinos, así como el acuerdo tripartito de seguridad entre Australia, el Reino Unido y Estados Unidos, denominado AUKUS.

“Yo le dije muy claramente que lo que se nos iba a proporcionar satisfaría nuestros intereses estratégicos y que todavía había un proceso en el que nos estábamos comprometiendo, y luego nos comprometimos, en los meses siguientes. Luego nosotros le comunicamos a él (Macron) nuestra decisión final”, ha dicho el premier australiano.

Macron y Morrison participaron en la cumbre del G20 celebrada en Roma el 30 y 31 de octubre. Esta fue la primera vez que se reunieron desde que salió a la luz el acuerdo AUKUS.

El 15 de septiembre de este año en curso, Biden informó de la creación de una “nueva alianza de seguridad y cooperación trilateral” en materia de defensa para el Indo-Pacífico entre su país, el Reino Unido y Australia, lo que hará que los tres países compartan información y conocimientos en áreas tecnológicas avanzadas de defensa.

 

El pacto hizo nulo el contrato firmado con anterioridad entre París y Canberra. El acuerdo millonario preveía la construcción de una flota de 12 sumergibles convencionales, estimados en unos 66 000 millones de dólares.

Ante esta coyuntura, Francia calificó la movida de Estados Unidos y Australia como una “puñalada por la espalda”.

sre/ctl/hnb