• La Policía arresta a un manifestante durante unas protestas en la ciudad de Rennes, Francia, 23 de enero de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 27 de enero de 2021 19:41

Un grupo de oenegés lanza un proceso legal contra Francia para exigir el fin de la discriminación y los llamados “controles de identidad facial” de la Policía.

Seis organizaciones no gubernamentales, entre las que figuran Amnistía Internacional (AI) y Human Rights Watch (HRW), han presentado este miércoles una denuncia en Francia para reclamar que las fuerzas de seguridad pongan fin a las prácticas que puedan ser discriminatorias en sus intervenciones.

Los abogados que representan a estas ONG han dicho que la Policía utilizó controles de identidad facial para identificar a personas negras y otras minorías y han acusado al Gobierno francés de Emmanuel Macron de incumplir sus deberes de poner fin a este tipo de actuaciones.

Cabe señalar que la denuncia incluye testimonios de “numerosas personas” que han relatado comprobaciones de identidad que podrían catalogarse de “discriminatorias”, tanto en París (la capital) como en otras ciudades.

Una de estas personas dice que la Policía le para por su sistema desde que tiene 16 años, “a veces tres veces al día”, y que en una ocasión reciente los agentes le empujaron “violentamente” contra un muro.

 

La demanda colectiva, que se presenta en nombre de la gente morena y negra, es la primera acción de este tipo que tiene como objetivo al Gobierno francés en relación con la Policía y quiere “reformas estructurales y medidas concretas” para poner fin a las prácticas que consideran “estigmatizadora, humillante y degradante”.

“Es revolucionario, porque vamos a hablar por cientos de miles, incluso un millón de personas”, ha indicado uno de los abogados, Slim Ben Achour.

En el caso de que París no les de una respuesta en los próximos cuatro meses, las ONG podrían reclamar a los jueces que intervengan para ordenar al Gobierno francés medidas que pongan fin a la discriminación policial. No obstante, según Ben Achour, si el Gobierno de Macron puede satisfacer sus demandas, el caso no irá a los tribunales.

La demanda de las ONG llega tras varios meses de manifestaciones contra la Policía de Francia por violencia y racismo. Entretanto, el Gobierno francés promueve un polémico proyecto de ley de “seguridad global” que permite, entre otras medidas, a la Policía gala el uso de aviones no tripulantes (drones) para ver manifestaciones y programas de reconocimiento facial vía cámaras de vigilancia.

Esa ley ha aumentado aún más las protestas y varios expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) denuncian también que la mencionada normativa es “incompatible” con el derecho internacional y los derechos humanos (DD.HH).

nkh/lvs/rba